ARTE TORREHERBEROS: EL MAESTRO DEL PRADO, DE JAVIER SIERRA
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





martes, 2 de abril de 2013

EL MAESTRO DEL PRADO, DE JAVIER SIERRA

 


No se escriben muchas novelas relacionadas con la historia del arte, y menos ambientadas en museos. También algunas de las que se escriben no guardan el rigor y la fidelidad histórica que se requiere. Pero de vez en cuando, aparecen obras muy interesantes que facilitan el conocimiento de determinadas obras de arte, al mismo tiempo que incitan al acercamiento de nuestra disciplina. Este es el caso de la nueva novela de Javier Sierra, presentada en febrero de este mismo año: "El Maestro del Prado" (Planeta, 2013).

Javier Sierra es un consumado novelista que mezcla muy bien la erudicción histórica con misterios, intrigas y ciertas dosis sobrenaturales, moviéndose muy bien en el terreno de las aparaciones, los mensajes cifrados y las revelaciones ocultas que esperan ser descubiertas. Ya nos lo ha demostrado en novelas con gran éxito comercial como "La cena secreta" (que giraba en torno al misterio del fresco de La última cena de Leonardo da Vinci en Milán), "Las puertas templarias" "La dama azul" o "El ángel perdido".

En primer lugar, veamos la presentación en video (book trailer) de la novela:





El propio autor nos narra al principio del libro que lo que va a contar le ocurrió cuando era muy joven (19 años) y estudiaba periodismo en la Universidad a principios de los noventa; allí, en sus continuas visitas al Museo del Prado, conoció a un misterioso maestro, Luis Fovel, quién le va a descubrir los secretos de varios de los grandes lienzos encerrados en el museo; al mismo tiempo, el protagonista se ve envuelto en una investigación que le lleva a visitar el Monasterio de El Escorial, y a Lucía Bosé en Turégano (Segovia). Además, es perseguido por un misterioso inspector de policia. 
Casi toda la trama se desarrolla en el mismo museo, donde el viejo maestro le incita a observar determinados lienzos e intente desentreñar por sí mismo los secretos de  los cuadros que le muestra. En una palabra, que analice los lienzos con otros ojos y que complete las indicaciones que el maestro le da. De ahí la importancia de la frase:  

"el buen maestro llega cuando el discípulo está preparado".

Según el autor, todo esto le ocurrió de verdad a él en sus primeros años de estudiante, y que no es ficción, y si él lo dice, habremos de creerle. Asegura que recibió esas peculiares lecciones de su maestro en cinco días y que luego no volvió nunca más a saber de él. Así pues, está escrita en primera persona y podemos hablar de una ficción realista, que deja a juicio del lector conjeturar lo que crea oportuno de la extraña historia que se narra en El maestro del Prado.

 Rafael. Sagrada Familia del roble. Óleo sobre lienzo. 1519. Museo del Prado. Madrid.

 Tiziano. La gloria. Óleo sobre lienzo. 1551-1554. Museo del Prado. Madrid.

La obra empieza con mucha fuerza, nos atrapa y nos absorve, intentamos meternos dentro del misterio que encierran estas grandes composiciones pictóricas, así como en el misterio que envuelve desde el principio a los protagonistas. Además, el estilo literario es fluido, sencillo, directo, con un indudable trabajo de investigación y estudio de las obras. Pero con el tiempo la obra se va haciendo pesada, se sobrecarga la información que nos ofrece de determinadas obras, la trama misteriosa que rodea al protagonista se va diluyendo, el ritmo del libro se va ralentizando y los acontecimientos son muy poco relevantes. Incluso el final es algo decepcionante.

Eso sí, estamos ante un libro muy interesante para todos los amantes del arte y perfecto para los estudiantes de arte, pues intenta explicar de manera diferente determinados aspectos de ciertas obras, incitando y estimulando a conocer más de los pintores y de las obras en concreto. A mí me ha dejado con ganas de volver a visitar El Prado y repasar ciertos lienzos. Si esto es lo que quería conseguir el autor, creo que lo ha conseguido.

Como en otras novelas del mismo autor, la mayoría de los lienzos que analiza son de autores que pudieron pertenecer a sociedades secretas o a sectas y que trataron de ilustrar libros misteriosos y proféticos escritos en su tiempo. Así trata de explicar obras tan turbadoras e inexplicables como "El triunfo de la muerte" de Brueghel el Viejo o "El jardín de las delicias" de El Bosco. Pero también se sumerge en obras de Rafael ("La perla", "Sagrada familia del roble" o "Retrato de cardenal"), Tiziano ("La Gloria" o "Carlos V vencedor en Mülhberg"), Botticelli ("Historias de Nastagio degli Onesti"), Juan de Juanes ("La Santa Cena") o El Greco ("El sueño de Felipe II", "La Encarnación" o "La Resurrección").
Además, se hacen referencias a otras grandes obras de arte que no están en el Museo del Prado como "El Papa León X y dos cardenales" y "La Escuela de Atenas" de Rafael, la "Anunciación" de Fra Angélico o "La Virgen de las rocas" de Leonardo. Por cierto, el libro viene con magníficas ilustraciones de las obras analizadas, que nos facilitan el seguimiento de las mismas.

 Pieter Brueghel. El triunfo de la muerte. Óleo sobre tabla. 1562. Museo del Prado. Madrid.

El Greco. La resurrección. Óleo sobre lienzo. 1597. Museo del Prado. Madrid.

Hay algunos aspectos de la novela que no me acaban de convencer. En primer lugar, da la impresión ha querido meter en la obra muchos de los misterios de la historia y encerrarlos en determinados lienzos: así aparece la lanza de Longinos en el retrato de Carlos V de Tiziano, la historia de los dos Jesús o Jesús y San Juan Bautista en los lienzos de Rafael y Leonardo, el Santo Grial en la Última Cena de Juan de Juanes... Toda esta parte sobrenatural parece estar metida con calzador, como piezas de puzzle encajadas a martillazos;  ello puede dar la impresión de ser un pastiche de difícil digestión.
Por otro lado, algunas de las explicaciones que se dan de ciertas obras paracen inconcebibles, irreales; para mí, la menos creíble, es la de "El triunfo de la muerte" de Brueghel, ya que me parece bastante rebuscada; en cambio, la explicación de "El jardín de las delicias" de El Bosco, me parece muy interesante, pues estamos acostumbrados a interpretarla como la corrupción de la vida, la lujuria y el pecado continuo nos conduce al infierno, mientras aquí se aventura que El Bosco perteneció a la secta de los adamitas, que creían y defendían la desnudez del cuerpo y la inocencia de Adán y el Edén, creyendo en la regeneración del ser humano para alcanzar el paraíso. Así, hay nuevas aportaciones a ciertos cuadros, muchas de ellas bastante provocadoras, algunas más razonables que otras, y que, seguramente, muchos historiadores del arte interpretarán como absurdas, como auténticas herejías.

Sobre el Museo del Prado, hay muy buenas obras noveladas sobre los misterios que encierran sus obras. Cabría destacar la memorable guía de Eugenio D´Ors, "Tres horas en el Museo del Prado" (publicada en 1922 y recientemente reeditada), también la entrañable ficción de Manuel Mújica Laínez "Un novelista en el Museo del Prado", o la más reciente del pintor Eduardo Arroyo, "Al pie del cañón. Una guía del Museo del Prado", basada en los recuerdos e impresiones que algunas obras causaron en su espíritu. La obra de Javier Sierra es distinta, es una novela con una trama distinta al propio museo en sí, pero que nos acerca inteligentemente a conocer determinadas claves ocultas en muchas de sus obras. Y ahí radica su interés.

Alessandro Botticelli. Segunda tabla de la historia de Nastagio degli Onesti. Temple sobre tabla. 1483. Museo del Prado. Madrid.



 Juan de Juanes. La última cena. Óleo sobre lienzo. 1562. Museo del Prado. Madrid.


En definitiva, una excelente novela para los que quieran adentrarse en el trasfondo que encierran los grandes lienzos del Museo del Prado. Y nos entra al leerla unas ganas irrefrenables de volver al museo por excelencia en España, a intentar mirar con otros ojos las grandes obras allí custudiadas, esos grandes lienzas que tanto atrayeron a reyes como Carlos V y Felipe II. Sólo por eso, debería ser imprescindible la lectura de esta obra. Yo la recomiendo.


Os dejamos con un video sobre esta obra, una entrevista del autor para RTVE:


22 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Gracias por la recomendación. Parece un libro interesante.
Por cierto siendo yo aún muy joven un gran maestro me dijo:
"El maestro aparece cuando el discípulo está preparado".
Se me quedó grabada y puedo asegurar por experiencia propia que así es.
Muchas gracias por tu felicitación:-)
Bss

Adriana Alba dijo...

Paco gracias por ésta recomendación y tan creativa y espectacular entrada, 'como nos tienes acostumbrados'
También pienso que el maestro llega cuando el discípulo está preparada y que en ocasiones el discípulo supera al maestro jaja...ha ocurrido muchas veces...
Te dejo un abrazo inmenso querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

No me ha extrañado nada eso que dices de que el final te ha decepcionado. El caso es que he empezado a leer tu post en absoluto desacuerdo con el principio. Confieso que sólo he leído el de "La Cena secreta" y, francamente, saqué una paupérrima impresión. Yo creo que al segundo capítulo ya no sabía cuál era el objetivo de la indagación de su personaje principal. Si bien este tipo de novelas puede acercar la lectura a algunas personas poco lectoras, y eso es a todas luces positivo, por otra parte contribuyen a formar lectores acríticos y a difundir bolas.
Siento haber sido tan cruda en este comentario, pues no me gusta hablar mal de nadie, pero en este caso no me he podido contener. Pido disculpas si he ofendido a alguno de tus contertulios. Hay circunstancias en que uno siente que debe hablar con claridad. Besazos.

Cayetano dijo...

Interesante novela sin duda.
No me extraña que el autor sienta fascionación por "El triunfo de la muerte". Yo siempre que voy al Prado procuro extasiarme viéndola. Es una maravilla. Más que un cuadro es toda una película de terror con multitud de planos y de escenas macabras donde la muerte es la protagonista y la vencedora final. Muy "gore". Luego está el mensaje que subyace, muy a tono con la mentalidad bajomedieval, vinculada a la guerra, a la peste, a la crisis...
Un saludo.

Antonio Martínez dijo...

Pues a mí como novela no me gustó nada. La trama es casi inexistente. Parecen unas páginas unidas con una supuesta trama para que el autor se luzca con sus "conocimientos" o sus "teorías" sobre algunas obras de arte. Por que esas y no otras?.
De todas formas se la recomiendo a mis alumnos. Creo que a ellos sí les puede gustar.

Manuel López Paz dijo...

De este autor leí ladama de azul. Me agradó mucho su lectura. El libro que presenta parece que intenta mezclar misterio e historia, que me apasiona bastante.

Saludos Paco

profedegriego dijo...

Querido Paco, yo sólo he ido a las páginas que me interesaban y lo de "La Academia de Atenas" en las Estancias de Rafael me parece una elucubración total.
Mil bicos.

Valverde de Lucerna dijo...

He leído algunas obras de Javier Sierra y no me entusiasma demasiado, pero después de leer la reseña que haces de este libro pienso que quizás merezca la pena su lectura, aunque solo sea por el recorrido literario por el Museo del Prado.
Una entrada exhaustiva, muy detallada que crea interés por el arte y los grandes maestros de la pintura.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

Había oído buenas opiniones al respecto de este libro y parece que es un libro imprescindible para todos los amantes del arte. Después de leer tu reseña no voy a tener otro remedio que leerlo :)

Un abrazo!!

Ambar dijo...

Tengo la novela en la mesa a la espera de acabar con la que estoy leyendo. Cuando la lea veré si coincido contigo.
Un saludo

Francisco Espada dijo...

No conozco esta novela, pero sin dudas ha despertado mi interés.

Un abrazo

teca dijo...

Que pinta de excelente tem essa recomendação!!! Impressionante como são um luxo suas entradas neste blog.
Não a toa você é um mestre!!!!

Beijos de outono.

Ana Galván Romarate-Zabala dijo...

Hola Paco, ¡estoy deseando leer este libro! Muchas gracias por esta recomendación. Saludos cordiales :-)

Mari-Pi-R dijo...

Debe de ser interesante esta novela, está bien que se hagan novelas sobre el arte.
Feliz día

La Dame Masquée dijo...

Pues bueno, a mí me encantan todas estas novelas de misterios encerrados en los cuadros. A ver qué tal está esta.

Feliz día

Bisous

Carmen Cascón dijo...

Ahora mismo tengo la novela entre las manos, a punto de ser comenzada en cuanto acabe la que tengo a punto de expirar. Javier Sierra no es uno de mis escritores preferidos, pero creo que puede nmerecer la pena leer su última publicación entro otras cosas porque no son habituales las novelas dedicadas al mundo de la Historia dle Arte.
Por cierto, Paco, te recomiendo que leas el cuento de Ruiz Zafón "Gaudí en Manhattan" a ver qué te parece.
Un saludo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Añadiría a la lista de libros uno de Blasco Ibañez, de primeros del xiglo XX, no recuerdo el año, La maja desnuda, sobre esta misma temática y el Museo del Prado.
Un abrazo.

Bertha dijo...

Me resulta interesante esta reseña y cuando tenga un huequito igual me animo a leerla.

Muchas gracias Paco por tus puntos de vista acerca de esta novela.

Un abrazo.

Carolina dijo...

Gracias por la recomendacion. Arte, elucubraciones, raras percepciones y misterio... debe ser una novela perfecta.
Un beso.

Allegra García dijo...

Yo, ante estas novelas, no sé cómo posicionarme. Por un lado me parecen que tendrán un efecto positivo porque probablemente, a raíz de su lectura, mucha gente que no visitante asiduo se acercará al Museo. Por otro...hasta qué punto esta novela no es un poco "intrusismo profesional". Me explico: como historiadora del arte, consciente de lo duro que es sacar adelante una investigación de archivo o de biblioteca o preparar una visita o una clase, resulta un poco molesto que una persona sin formación específica se lance a escribir un libro sobre este tema, proponiendo cosas que, desde el punto de vista de la disciplina, resultan muy cuestionables.

Sí es cierto que Sierra ha consultado muchos libros y ha intentado documentarse, pues es fácil reconocer algunas de sus fuentes. Sierra realmente lo que hace es un compendio de cosas y teorías que otros ya han escrito (como hizo Dan Brown en su día)e insertarlos dentro de una historia de misterio.

En cualquier caso, estoy segura de que el libro será un éxito y servirá a muchos lectores para profundizar más en algunos artistas y sus obras. Y al Prado le vendrán muy bien estas visitas extras, que últimamente anda de capa caída en cuanto a público.

Saludos y muchas gracias por la reseña.

Anónimo Castellano dijo...

Paco, gracias por la reseña. Javier Sierra sabe muy bien sobre qué temas escribir y cómo captar la curiosidad de su público. Siempre se pueden poner peros a los escritos de divulgación, pero su alcance, amplísimo, está ahí y no es cuestionable. Tal vez lo ideal sería mezclar esa capacidad para llegar a todos con la especialidad en una materia.

Un saludo anónimo.

ATENEA dijo...

Una reseña muy interesante, Paco, muy documentada y atractiva con la aportación de esos vídeos. No hay muchas novelas sobre arte, como bien dices, y conseguir que lleguen a satisfacer a un gran número de lectores también es difícil, siempre encontramos puntos de vista diferentes que no concuerdan con los datos históricos y artísticos que tenemos. Sin embargo siempre es interesante que tras su lectura surjan distintos puntos de vista y controversias.
Me ha gustado mucho la frase del autor de la novela:
"el buen maestro llega cuando el discípulo está preparado" porque me hace pensar en lo importante que es la labor motivadora del docente, ésa que tú ejerces a la perfección con tu dedicación y ese entusiasmo que muestras y transmites a tus alumnos. Buen trabajo, Paco !!! Enhorabuena!!!
Un fuerte abrazo, amigo !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...