ARTE TORREHERBEROS: LA NUEVA ROMA: EL ORIGEN DE CONSTANTINOPLA
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





domingo, 18 de noviembre de 2012

LA NUEVA ROMA: EL ORIGEN DE CONSTANTINOPLA





Afirma un historiador del siglo IV que el emperador Constantino, al llegar a orillas del Bósforo, señaló con la punta de su lanza el recinto de la nueva capital: Constantinopla, la ciudad de Constantino. Asentada sobre las ruinas de la vieja Bizancio, colonia griega fundada por Megara en el siglo VII a.C., las obras de la nueva ciudad se llevaron a cabo con tanta actividad que en pocos meses, en marzo del 330, se celebró ya la ceremonio de la consagración de la metrópoli. Constantino, harto de la decadencia de Roma y la presión de los pueblos bárbaros en el limes, deseaba contemplar el esplendor de la nueva capital, dejando a su ciudad completamente formada, construidas sus murallas y sus puertas, provista de agua y dotada de los principales núcleos de edificios monumentales. La tradición popular estima que solo hizo repetir la belleza de la eterna Roma que quedaba en Occidente y que hasta entonces había sido la cabeza del Imperio.


La extraordinaria importancia estratégica de Bizancio, junto al estrecho del Bósforo y llave de la ruta entre el Mediterráneo y el Mar Negro, con el añadido de poseer un puerto natural fácilmente defendible, todo ello decidió a Constantino para hacerla capital del Imperio y a dotarla de edificios apropiados, avenidas, foros, hipódromos, el palacio  imperial ya desaparecido y la basílica de Santa Sofía. Esos son los elementos que conforman la capital con la corte más lujosa y el esplendor cultural más importante de toda Europa durante mil años.
 


Evolución urbana de Constantinopla y la Constantinopla bizantina.

El establecimiento en Bizancio de familias patricias romanas, la división de la ciudad en colinas (siete) y barrios, como Roma, y el decreto en que se ordenaba fuese llamada "Nueva Roma" mantuvieron la creencia de que Bizancio, o Constantinopla, como se la llamó, no fue en su origen más que una gran colonia romana que, por el capricho de un emperador, se estableció en los estrechos que separan a Europa de Asia. Aunque ya Diocleciano se había establecido en Nicomedia y en Split; y Constantino, preocupado por la misma necesidad de poseer una capital en Oriente, se fijaba en la pequeña población griega de Bizancio. Era ciudad oscura, que había tenido hasta entonces participación insignificante en la Historia. Su asiento resultaba favorecido por la vecindad de las canteras de mármol del Proconeso, en la ribera asiática, donde quizá florecieran los talleres de marmolistas que enviaron capiteles y relieves a las más lejanas ciudades del Imperio.
Tras las obras llevadas a cabo por Constantino, una calle central iba del extremo oeste de la puerta de las murallas hasta la gran plaza cuadrada, llamada del Augústeo. Allí estaban los principales edificios de Bizancio. La Mese (que en griego significa "intermedio") era una vía porticada como la Vía Recta de Jerusalén, y en sus soportales se abrían las tiendas de los orífices, especieros y cambistas.
El Augústeo, o Plaza Mayor, guardó durante toda la Edad Media la disposición que tenía desde su origen en tiempo de Constantino. Alternando con sus columnas, se habían instalado en ella las más célebres obras del arte pagano. Para proveer de esculturas famosas a la nueva capital, se despojaron las antiguas ciudades de Oriente. De Atenas, de Rodas, de Antioquía y de Seleucia habían llegado en abundancia las estatuas; y se conservaba el recuerdo de una opulenta matrona romana que envió graciosamente varias columnas de pórfido para cooperar al pensamiento del cesar cristiano.
Este doble carácter de ciudad helenística y capital cristiana no lo perdió nunca Bizancio en toda la Edad Media; cuando los cruzados, en el siglo XIII, se apoderaron de Constantinopla, pudieron aún destruir el gigantesco Hércules en bronce de Lisipo que se conservaba en uno de los lados del Augústeo. En cambio, una cruz monumental, con gemas, se levantaba en medio del Foro, y la imagen del Buen Pastor parece que había sido adoptada para adornar las fuentes.


Reconstrucción del Hipódromo y restos del mismo hoy en día.

A un lado del Augústeo se levantaba el Senado, uno de los más bellos edificios de la capital; en otros dos, se elevaban por detrás de los pórticos las fachadas del Hipódromo y del Palacio Imperial; en el cuarto, en fin, se presentaba de lado la iglesia de la Divina Sabiduría o Santa Sofía, edificada primero por Constantino y reconstruida después con tanto esplendor por Justiniano. De todos los edificios del Augústeo, Santa Sofía es el único monumento que se ha conservado hasta nuestros días: el Senado y el Palacio Imperial han desaparecido sin dejar huella, y del Hipódromo no quedó, en la Constantinopla turca, más señal que la de su emplazamiento gracias al obelisco egipcio traído por Teodosio, con su base cubierta de esculturas. Durante toda la Edad Media se irguió en el centro de la espina. La superficie del Hipódromo forma hoy todavía la plaza del Al-Medián; sólo por él y por Santa Sofía se puede señalar el asiento de los demás edificios de este grupo monumental del centro de la ciudad de Bizancio, cuya posición conocemos por descripciones literarias.
La iniciativa de Constantino fue secundada por los ricos patricios, a los cuales podríamos llamar ya grandes feudatarios, que se trasladaron de Roma a Constantinopla, con sus bienes y familias. Como los nobles barones medievales, más vecinos a la realeza, y los cardenales del Renacimiento, algunos de los primeros magnates bizantinos tenían residencias magníficas que competían con las de la Corona. Una de ellas, de un tal Lausos, era de proporciones colosales: el grupo de su palacio y dependencias ocupaba un barrio entero al lado de la calle transversal de la Mese. Cuando alguno se resistía a expatriarse de la vieja capital, Constantino encontraba la manera más expedita para convencerlo. Probablemente no es auténtica, pero sí muy significativa, la anécdota de que Constantino envió a Persia a doce de sus más ricos generales con la excusa de una campaña; en tanto, hacía venir a Constantinopla sus familias y encargaba a sus arquitectos que reprodujeran en Bizancio los palacios que poseían en Roma, con el mismo número de puertas y ventanas.
Todos los edificios constantinianos de la Nea-Roma han desaparecido. Hoy se cree, sin embargo, que la primitiva Santa Sofía era un templo de planta rectangular, una basílica cubierta de madera. Igualmente tenía forma basilical el Aula del Senado; es natural que se pensara en reproducir, aun embelleciéndola, la Curia del Senado en Roma, que era asimismo rectangular, con simplicísima ornamentación. En Bizancio, el Senado, que continuó funcionando hasta la toma de la ciudad por los turcos, era un puro fantasma: su autoridad se reducía a regular el protocolo y legitimar los cambios de dinastía que se consumaban en el Palacio, y para esto no hacía falta más que una sola gran sala de reuniones sin oficinas.
Acaso las únicas construcciones del siglo IV que se conservan en Bizancio son sus famosas cisternas, cuya disposición no ofrece precedentes en la arquitectura romana. El área del recipiente está dividida en un cuadriculado por medio de hileras de columnas paralelas, sobre las cuales se apoyan ingeniosas bóvedas esféricas, que en seguida sugieren los sistemas de cúpulas del Oriente y hasta de la lejana Persia. A veces las columnas, para levantar más la bóveda, sirven de apoyo a otra segunda serie de columnas que forman un nuevo piso; pero siempre las cubiertas son estos innumerables casquetes esféricos, contrarrestándose unos con otros.
Vista exterior de Santa Sofía desde los jardines.

Los capiteles de las columnas de las cisternas de Constantinopla, aunque sin decoración, tienen asimismo formas que quedarán típicas en el arte bizantino y no son las de los capiteles clásicos, utilizados por el arte romano: una pieza en forma de pirámide truncada, de base cuadrada, se interpone entre el capitel y el arco. Es el llamado pulvino, tan característico del arte bizantino, y que parece recordar un fragmento del arquitrabe de los órdenes griegos. No deja de ser, pues, indicio de un cambio de gustos el que las únicas construcciones que se conservan en Constantinopla de la época de su fundación muestren la originalidad de un nuevo estilo y no sigan para nada las tradiciones latinas.
Poco se puede añadir a la información más bien negativa que es posible encontrar en Constantinopla del carácter del arte áulico o imperial en Oriente en la fundación de la nueva capital. Los edificios de esta época construidos en Palestina por orden de Constantino eran de carácter ambiguo; el único conservado, la basílica de la Natividad en Belén, es análogo a las basflicas constantinianas de San Pedro y San Pablo en Roma, y por lo tanto, de planta y decoración exclusivamente romanas. Pero en otros monumentos, casos del Santo Sepulcro o la iglesia de la Ascensión, donde quizás los obispos no estaban tan sujetos a la inspección de los magistrados y arquitectos imperiales, los edificios tomaron carácter menos latino y más oriental, en fin, más cristiano. Lo mismo debió de ocurrir en Constantinopla. Es probable que allí los funcionarios imperiales continuaran sirviendo de freno para detener los progresos del nuevo estilo durante todo el siglo IV y parte
del V, o sea desde el reinado de Constantino hasta el de Justiniano, en el cual se ve triunfar los métodos de construcción y los estilos de decoración que constituyen la esencia del arte bizantino.
Monasterio de Stoudion en Constantinopla. S. IV d.C.

Pero si los edificios del tiempo de Teodosio y de sus inmediatos sucesores mantuvieron, en conjunto, las tradiciones romanas, se observa en ellos que va disminuyendo la severidad latina en la disposición general de su planta y que la decoración es cada vez más orientalizada. Teodosio fue un gran constructor; se recuerdan sus iniciativas para facilitar la restauración de viejos monumentos y, sobre todo, para construir iglesias, tanto en Occidente como en las provincias orientales. De época teodosiana quedan en Constantinopla las ruinas del Monasterio de Stoudion. Su iglesia, dedicada a San Juan Bautista, era de planta basilical, pero mucho más ancha que las basflicas latinas, de forma que constituía un espacio casi cuadrado que parece pedir que sea cubierto con cúpula.
Pero del tiempo de Teodosio quedan en Salónica dos iglesias: San Jorge y San Demetrio de Saónica, basílica esta última semidestruida por un incendio en 1917 y después reedificada. Su cubierta es plana sin cúpula, y no tienen más bóvedas que las de los ábsides. Otra basílica cerca de Alejandría, consagrada durante el reinado de Arcadio, hijo de Teodosio, se pudo excavar debidamente, y sus ruinas revelan también una planta tradicional rectangular. Pero lo mismo en las basflicas de Salónica que en esta de Alejandría la decoración es bizantina, sin ambages ni remordimientos. En la de Alejandría y en las de Salónica, los capiteles tienen las hojas de acanto espinoso dobladas como si fueran agitadas por el viento. Este tipo de capitel es tan característico, que se le llama capitel teodosiano, y como sólo se empleó sistemáticamente durante los reinados de Teodosio y sus hijos, ha servido para datar algunos monumentos.


Cisternas de Constantinopla.

En la época de Teodosio y sus descendientes, los antepechos, los frisos y las orlas están esculpidos con tal abuso del trépano para crear huecos, que dan a la decoración aspecto de celosía taladrada; parece que ha de haber algo detrás. Es el estilo decorativo que trata de producir una ilusión de profundidad que no existe, como los acantos de los capiteles teodosianos quieren infundir una ilusión de movimiento y remolino que tampoco existen ni pueden existir.
Estas manifestaciones de un espíritu nuevo se corroboran, sobre todo, con la vestidura de mosaicos que cubren todas las superficies que admiten decoración en ei edificio. Placas de mármol jaspeado, cortadas sus venas diagonalmente, tratan de dar al edificio la impresión de que es etéreo, fluido, ligero. Los mosaicos de fondo de oro desmaterializan las paredes como si fueran nieblas tornasoladas. 



Terminamos con dos videos sobre la vieja Constantinopla:


15 comentarios:

Cayetano dijo...

Un tema que no se conoce mucho a pesar de su esplendor. Cuando hablamos de historia de Europa, tenemos la tendencia a mirarnos el ombligo y a centrarnos tan sólo con la parte occidental, con esa dinámica de Imperio Romano, Invasiones, Edad Media, sin contar muchas veces con el esplendor bizantino, una historia con sus altibajos, pero que se prolongó hasta la toma de Constantinopla por los turcos a mediados del siglo XV.
Un saludo.

mariac dijo...

Constantino penso en todo para la construccion de "su" ciudad, palacios, iglesias, puerto, plazas, lugares de distraccion, y murallas para protegerla, y sobre todo el lugar estratégico que une Oriente con Occidente.
Ya me gustaria visitarla y pasearme por sus calle para impregnarme de su antiguo explendor.
Un beso y feliz domingo

Mari-Pi-R dijo...

Nunca mejor acertado en donde señaló con la punta de su lanza y no digamos todo lo que llegó a construir de tal belleza que a través de los años sigue presente.
Estambul una ciudad muy fácil de visitar por uno mismo.
Un abrazo y feliz domingo

José María Souza Costa dijo...

Invitación
Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven acá, y, deja un comentario, para Yo seguí tu blog.

http://www.josemariacosta.com

casss dijo...

Hola Paco!!! qué gusto volver a visitarte!

Después de leer Estambul, de Pamuk, me he quedado prendada de esta ciudad, y sobre todo de su historia (la que desconozco y de ahí que tan bien me aproveche de tu post de hoy).

Te dejo un fuerte abrazo. No puedo ver el video porque me pone la figurita esa de que está cansada mi compu... es que a la pobre le doy como quien lava y no tuerce!!! :)
así que volveré luego a verlo, se que vale la pena.

besos!

Manuel López Paz dijo...

Me ha gustado mucho Paco. Bizancio es una de esas de las que todos sabemos más poco conocemos.

Saludos

◊ dissortat ◊ dijo...

La gran belleza de Constantinopla sin duda sería fascinante en los tiempos de su máximo apogeo, pero siempre me ha llamado la atención lo bien situada que está. El emperador Constantino sabía muy bien lo que se hacía. Aun así sucumbió y creo que fue una pena su caída en manos de la imparable apisonadora otomana.

Un fuerte abrazo, Paco.

Carolina dijo...

Estimado Paco, felicidades por este excelente posteo, es esplendoroso y al detalle, me encanta. Un saludo y feliz domingo!

Katy Sánchez dijo...

Sigue siendo un sitio estratégico. Hace unos años tuve la suerte de conocerla y pasar tres días en ella. Todo nos habla de historia.
Tu post ha sido un nuevo recorrido para mí por aquellos lugares que en aquel entonces fue el centro del mundo.
Un abrazo y buena semana

Bertha dijo...

Aunque nunca sabremos la verdad completa lo poco o mucho que se puede visitar y contemplar refleja la fastuosidad de una época entre Europa y Oriente que aun hoy en día cuando se camina por sus calles te lo recuerdan a cada momento.Es una ciudad que cada rincón desprende historia.

Gracias Paco.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Una ciudad todo historia y arte, que estando en Europa, donde tiene sus raíces y parte de su tronco, no dejó Asia de alimentarla para que su tronco se hiciera grueso. Lo contó a su manera Esproceda y su pirata que no ha hacía ni europea ni asiática, cuando decía en su canción (...)y ve el capitán pirata/cantando alegre en la popa/Asia a un lado, al otro Europa/ y allá a su frente Estambul (...)
Un fenomenal artículo Paco. Un abrazo.

Francisco Espada dijo...

En Europa, influenciados por Roma y con la retrospectiva de Atenas, hemos entendido que éramos el ombligo del mundo y hemos desdeñado el resto; es triste, pero esto es así.
Un abrazo

Natàlia Tàrraco dijo...

Y allí, lugar mágico, continuó Roma su andadura, espejo para Sinán Santa Sofía, lástima de Concílio de Efeso, por ahí empezó todo lo que vino después.
Una gozada este paseo por Istambul, Bizancio, Constantinopla.
Que tengas una buena semana amigo Paco, besito lunero.

Eduardo de Vicente dijo...

Espectacular la ciudad de las varios nombres, la mires por donde la mires, seguro que muchas veces te deja sin palabras por su belleza.

Un abrazo.

Alí Reyes H. dijo...

Asimov llama a Bizancio "El Imperio olvidado" porque a menudo pasamos por alto que la prolongación del imperio romano no estuvo en Roma sino en Constantinopla. De hecho, de no ser por esa ciudad, Europa toda fuera musulmana, la cristiandad hubiese quedado allí como pequeños focos, algo así como las pocas comunidades de cristianos coptos en el Egipto de hoy en dia.
¿Eliste el libro CONSTANTINOPLA escrito por Isaac Asimov? si no lo has hecho no pierdas tiempo y búscalo ¡Es un banquete al intelecto! Tanto así que me inspirí a mí -que soy cuentista- a escribir un relato acerca de esa maravillosa ciudad. En lo que mi libro esté en la red te voy a avisar...Ahhh...Y perdona el abuso. Soy Alí, administro el blog TIGRERO y te dejo un saludo desde Venezuela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...