ARTE TORREHERBEROS: COPIAS ROMANAS DE ESCULTURAS GRIEGAS. POST DE LÍNEA SERPENTINATA
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





sábado, 10 de noviembre de 2012

COPIAS ROMANAS DE ESCULTURAS GRIEGAS. POST DE LÍNEA SERPENTINATA

                     POLICLETO. Efebo Westmacott. British Museum, Londres. Copia romana en mármol del siglo I aC de un original en bronce del 440 aC aprox. (Fot. British Museum)




                                                    _____________________________

No suelo reproducir entradas de otros compañeros o blogs amigos, pero este post sobre las copias romanas de obras griegas de Gonzalo Durán (profesor del IES La Caleta de Cádiz), me parece realmente bueno y esclarecedor, además de muy acorde con lo que estamos dando ahora en clase de la escultura romana. Recomiendo a todos que visiten la página de Gonzalo, Línea serpentinata; últimamente publica poco, pero lo que escribe sienta cátedra. 
                        ________________________________________________


Hace ya algún tiempo escribía en este blog sobre las dificultades que encontramos para apreciar en su justa medida el arte griego, y en especial la escultura, debido, por una parte, a la escasez de obras originales griegas y, por otra, a la ausencia de policromía de las copias que han llegado hasta nosotros. Entonces nos extendíamos sobre este último punto, hoy vamos a hacerlo sobre el primero.


Desde finales del siglo III aC empezó a notarse un interés creciente en Roma por la cultura griega en general, y por sus obras artísticas de manera especial. Ese interés se incrementó sobremanera con la ocupación de Grecia en el 146 aC, alcanzó su apogeo en la época de Adriano en el siglo II dC, y se tradujo en la adquisición de obras de arte griegas para el embellecimiento de villas y domus de las acaudaladas familias patricias, pese a la resistencia que opusieron algunos de los sectores más conservadores de la sociedad romana, partidarios de un gusto más austero y contrarios a la elegancia y refinamiento de la cultura helénica.

Amazona herida. Metropolitan Museum of Art, Nueva York. Copia romana en mármol del siglo I-II dC de un original griego en bronce del 450-425 aC aprox. (Fot. Metropolitan Museum of Art, NY)


No pasó mucho tiempo para que la demanda de estas obras se viese superada por la oferta, por lo que los romanos no tuvieron ningún reparo en acudir a la copia de las obras más famosas de la Grecia clásica, convirtiéndose esto en un próspero negocio para los talleres neoáticos de Atenas que exportaron un gran número de obras con destino a la península Itálica, cuando no fueron artistas griegos los que se instalaron en Roma. Pese al indudable mérito artístico que tienen algunas de estas copias, no puede ignorarse que, en la mayoría de los casos, no ofrecen más que una pálida visión del brillo que tuvieron los originales que los inspiraron, de los que  sólo nos ofrecen poco más que una visión general. La comparación entre originales y copias evidencian como las últimas carecen casi todas ellas del modelado sutil y delicado, del naturalismo asombroso y del tratamiento cuidadoso del detalle de las primeras. Tanto es así, que hay quien llega a afirmar que "más que iluminar, confunden la historia de la escultura griega" (H. Honour y J. Fleming, Historia del Arte, Barcelona, 1987, p. 107), y han contribuido a perpetuar en la cultura moderna una idea y una apreciación del arte griego totalmente académica y errónea.


Técnica del sacado de puntos. (Ilustración de J. Lillo Galliani)
Estas afirmaciones, aunque puedan sorprender por rotundas y contundentes, desde luego no carecen de argumentos, como intentaremos explicar en las líneas siguientes. En primer lugar, habría que referirse al método empleado para realizar las 
copias.
El procedimiento tradicional utilizado durante muchos siglos era el de sacado de puntos. Mediante un bastidor fijo con varillas ajustables, se tomaban las medidas de un vaciado en escayola de la pieza original, así se determinaban la posición y la profundidad de las partes fundamentales de la figura, y a continuación se trasladaban cuidadosamente al bloque de mármol del que se obtendría la copia. El proceso se repetía pacientemente, de modo que el modelo queda lleno de pequeños puntitos que luego se labran hasta darle la forma definitiva. Cuantos más puntos se saquen, más fiel será la copia al original. Los romanos parece que utilizaron ese mismo sistema, pero con algunas diferencias, ya que, como muestran las huellas de las esculturas, sólo sacaban un número muy limitado de puntos, y el resto se obtenían por un sistema de triangulación mediante compases, por lo que las copias obtenidas no  reproducían exactamente el original. Los mayores cuidados se dedicaban al rostro, que era el elemento central de la obra y lo que permitía identificar a dioses y figuras, pero incluso en ellos, jugaban los copistas griegos y romanos con los ángulos visuales y el modelado para incrementar la carga emotiva de las imágenes.



SCOPAS. Pothos. Museo Capitolino, Roma. Copia en mármol del siglo II dC de un original griego del siglo IV aC

Ahora bien, esto no sólo no importaba mucho a la clientela romana, sino que en muchas ocasiones eran ellos mismos los que exigían ciertos cambios, unas veces  por una simple cuestión de gusto. De este modo hubo copias que rejuvenecieron, embellecieron o disminuyeron la escala de los modelos originales, incluso a costa de desvirtuar el tema representado. Un ejemplo muy conocido de esto es el llamado Efebo Westmacott, con una belleza juvenil del rostro que hace prácticamente irreconocible el original en bronce de Policleto que se piensa que representaba a un pugilista llamado Cinisco de Mantieneia. Otras veces los cambios se hacían para adaptarlos al emplazamiento o la finalidad de la copia, que fuera del contexto para el que habían sido creados los originales, además de perder las referencias del mismo, quedaban convertidas en meros elementos ornamentales insertos en conjuntos monumentales, como ocurrió con el Pothos de Scopas, del que existen copias simétricas, vueltas a derecha y a izquierda para disponerlas una junto a la otra.

Por último, hay un tercer elemento a tener en consideración, y es que la inmensa mayoría de las copias están hechas en mármol, mientras que una buena parte de los originales griegos, por el contrario,  se habían realizado en bronce. Cada uno de estos materiales requiere una técnica de trabajo diferente. Las estatuas de bronce son mucho más livianas y adoptan posturas más flexibles  e inestables que sus equivalentes en mármol, por lo que se prestan a una gama más amplia de efectos formales. Las de mármol, por el contrario, si están pensadas para estar en posición vertical no pueden tener los pies muy separados, a menos que se disponga un tercer punto de apoyo que garantice su estabilidad, que en  muchas ocasiones consiste en un tronco de árbol. Estos apoyos son claramente antiestéticos,  por lo que las estatuas, la mayoría de las cuales se disponían en nichos, se colocaban cuidadosamente para ofrecer una visión limitada de manera que quedaban prácticamente ocultos e inapreciables. Cuando esto no era posible, el copista recurría al engaño, intentando integrar el apoyo como un elemento narrativo o decorándolo con símbolos que permitían identificar la figura.

A la vista de estas circunstancias podemos entender que muchas de las copias que se hicieron de obras famosas griegas del período clásico eran, en realidad, adaptaciones más o menos libres, y no reproducciones exactas.

13 comentarios:

Cayetano dijo...

Un tema poco conocido. La copia del original tiene su lado positivo: hacer llegar a más gente y de otras épocas el legado griego. Y su lado negativo: desvirtuar la obra original para contentar a los posibles compradores. Es lo que ocurre cuando el mercado mete sus narices en el arte.
Un saludo.

Manuel López Paz dijo...

Hola Paco:

Ya habias hablado sobre el aerte romano y sus copias. Este completa tu exposición. Muy oportuno el comentario de Cayetano sobre la desvituación de la obra para contentar a los compardores. Si era ese el objetivo final, no ha cambiado desde entoces.

Saludos

Mari-Pi-R dijo...

Me preguntaba por qué hacer copias de los griegos, pero ya veo que hacían sus cambios embelleciéndolas muchas veces.
Un abrazo

Carolina dijo...

Ya veo que este articulo es super interesante y puedo aprender muchas cosas de el.
Un abrazo, Paco y que pases un lindo odmingo.

AMALTEA dijo...

Si es que aunque sea un tópico, es patente que poco se ha inventado desde entonces, y menos aún se ha superado la pericia técnica con la que trabajaban.

Un abrazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Muy interesante. Me pregunto si las copias que vimos hace unos días en una anterior entrada sobre la escultura griega, pero con la muestra de copias romanas en mármol, muchas con la características curva praxetiliana, tendrían sus originales en bronce el tercer apoyo que exhiben las copias romanas.
Un saludo.

Magia da Inês dijo...

¸.•°✿⊱╮╮

Boa semana!
Beijinhos.
Brasil
¸.•°✿⊱

La Dame Masquée dijo...

Interesantísimo. Los romanos rizaron el rizo al elegir el mármol como material, desde luego. El reto era considerable, y salir airoso no era fácil. Se comprende que no siempre pudieran hacerse reproducciones exactas de las obras griegas.

Buenas noches

Bisous

Alfredo dijo...

No está de más, como bien haces, recordar que mucha de la estatuaria griega que hoy conocemos son copias de época romana y muchas veces en materiales diferentes al original, aunque magníficas en todo caso.

Buena semana!!

ATENEA dijo...

Cuánto se aprende siempre visitando tu rincón !!!
Muy interesante la utilización de estas técnicas para la reproducción de esculturas.
Muchas gracias por acercarnos tan buen arte.
Un fuerte abrazo, amigo !!!

Francisco Espada dijo...

Creo haberlo dicho en otra ocasión reciente, pero me parece admirable cómo Roma no destruye, sino que asimila lo helénico, muy al contrario de lo que han hecho otras civilizaciones. Tu lección, Paco, como siempre, ejemplar.
Un abrazo

Gonzalo Durán dijo...

Gracias Paco por difundir esta entrada en tu blog y por tus palabras tan cariñosas. Es verdad que últimamente no publico mucho (escribir es otra cosa), pero desde la Jefatura de Estudios de un instituto lo milagroso es que siga haciéndolo. Un abrazo, Gonzalo.

Isabel MP dijo...

Hola me gustaría hacerte una pregunta, ¿Sabes cuál es el nombre técnico de ese tercer punto de apoyo que solían colocar en las estatuas de mármol? Es que llevo buscándolo un buen rato y no hay forma.

Muchas gracias, y enhorabuena, has creado un blog increíble.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...