ARTE TORREHERBEROS: EL CARNAVAL DE ARLEQUÍN, DE JOAN MIRÓ
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





viernes, 24 de mayo de 2013

EL CARNAVAL DE ARLEQUÍN, DE JOAN MIRÓ

 Joan Miró. El carnaval de Arlequín. Óleo sobre lienzo. 1924-1925. Galería Albright-Knox de Buffalo (Nueva York).



El Carnaval del Arlequín (Le Carnaval d'Arlequín) es una de las telas más célebres de Joan Miró (1893-1983). La pintó en París durante el invierno de 1924-1925, en el estudio que el escultor Pablo Gargallo poseía en la calle Blomet y que éste le cedía durante sus ausencias. Se trata de un óleo sobre tela, de 66 x 93 cm.,  que se conserva en la galería Albright-Knox de Buffalo, Nueva York. 
 Antes que nada decir que ya encontramos, desde luego, asuntos claves del surrealismo, como por ejemplo la ingravidez espacial y las imágenes múltiples entre otros aspectos. Si la observamos con detenimiento, alcanzamos a distinguir a un autómata que está tocando la guitarra y un arlequín con bigotes tienen los papeles principales. A su alrededor aparecen gatos jugando con unas bolas de lanas, unos pájaros ponen huevos de donde salen mariposas o unos peces voladores se van a la búsqueda de los cometas. También se ve como un insecto se escapa de un dado o un mapamundi espera sobre la mesa, así como una escalera que tiene una oreja humana enorme proyecta un ojo minúsculo entre los barrotes.
El ojo, adoptado como emblema para señalar la presencia del hombre, será una constante en la producción artística de Miró y aquí aparece por toda la tela, pues se abren unos ojos sobre los cubos, los cilindros y los conos.
A través de una ventana que se abre al exterior se advierte un azul del cielo con una pirámide de color negro, que Miró dijo ser la Torre Eiffel, una especie de llama roja, de compleja identificación, y un sol. En la obra se aprecia una clara tendencia por parte del pintor a llenar toda la superficie del cuadro con muchos elementos, con juguetes fabulosos, curiosos animales o criaturas semihumanas. 
Esta composición abigarrada, según el autor, se debe a las alucinaciones causadas por el hambre. Él mismo comentaba que en esta pintura "intentaba plasmar las alucinaciones que me producía el hambre que pasaba. No es que pintase lo que veía en los sueños como entonces propugnaban Bretón y los suyos, sino que el hambre me provocaba una especie de tránsito parecido al que experimentaban los orientales". Entonces realizaba dibujos preparatorios del plan general de la obra, para saber en qué sitio debía colocar cada cosa. Después de haber meditado mucho lo que se proponía hacer comenzó a pintar y sobre la marcha introducía todos los cambios que creía convenientes. En la tela se encuentran ya los signos predilectos del lenguaje mironiano que se repetirán en obras posteriores, como la escalera, símbolo de la huida y la evasión, pero también de la elevación; los animales y, sobre todo, los insectos, que siempre le interesaron mucho. O la esfera, a la derecha de la composición, una representación del globo terrestre; en palabras del artista: "ya entonces me obsesionaba una idea: ¡He de conquistar el mundo!". Asimismo, el ojo y la oreja provienen de Tierra labrada, su primera obra de transición del realismo a lo onírico e imaginario.Las formas son el resultado de un proceso de transformación que las lleva a parecer abstractas, pero que Miró siempre rechazó, ya que él siempre parte de figuras concretas de la naturaleza. Esos signos (la escalera, los pájaros, el sol, las estrellas…) se irán definiendo y simplificando a lo largo de su vida hasta convertirse en verdaderos ideogramas. Así, siempre ha sido considerado como uno de los máximos representantes del Surrealismo abstracto, junto a Paul Klee e Yves Tanguy.

 Esta obra supuso la plena aceptación del artista en el grupo surrealista de París, dirigido por André Bretón, que, incluso llegaría a afirmar que Joan Miró, con su gran imaginación, era el más surrealista de todos ellos, aunque el pintor catalán nunca se sintió como tal.
Un dibujo preparatorio conservado en La Fundación Miró de Barcelona pone de manifiesto la preocupación del artista por la composición de todos y cada uno de los motivos, aparentemente dispuestos de forma inconexa y arbitraria, pero que en cambio siguen una estructuración completamente tradicional. En este cuadro reelabora elementos figurativos aparecidos en obras de Pieter Bruegel y de El Bosco, donde se asiste también a esta invasión de criaturas simbólicas.
Como La masía, el Carnaval del Arlequín es una obra detallista que exige una lectura detenida. Los colores, sobre todo los primarios, obedecen también a esta lectura detallada y participan igualmente de la unidad armónica del cuadro aportando más dinamismo a la obra.
 
Joan Miró es un pintor catalán que empezó a pintar a finales del siglo XIX con influencias del impresionismo tardío; luego tuvo una etapa fauvista (amistad con Picabia) y también cubista, para centrarse luego en el surrealismo en el París de los años veinte. Sus creaciones están formadas por asociaciones fantásticas, signos simbólicos, ondulaciones y curvas que imponen a su obra un carácter rítmico y festivo; Miró se acerca al mundo de los sueños de forma infantil, en un proceso de desaprendizaje que pasa de un dibujo preciso a una reducción de formas y líneas sencillas y de las figuras a los signos con un trazo ingenuo e infantil . Este estilo tan propio aparece en todas sus obras con una constante de vivos colores, estrellas, lunas, filamentos, repitiéndose hasta la saciedad, llenos de lirismo y emotividad.
En los años treinta su pintura se hace radical y proclama querer asesinar la pintura, se trata de la Etapa de las Pinturas Salvajes. Aparecen nuevas experimentaciones y elabora objetos poéticos con materiales de desecho con paradójicas asociaciones, incluso collages, como El Personaje. Coincidiendo con la Guerra Civil y la II Guerra Mundial, Miró protesta contra el fascismo y hace cuadros llenos de dolor y sufrimiento, con figuras agresivas y feroces envueltas en un color radical y agrio, como en Naturaleza muerta con zapato viejo. Durante la II Guerra mundial pinta la serie de las Constelaciones, donde Miró pinta su universo formado por un microcosmos donde burbujean figuras de animales y vegetales, estrellas, círculos, líneas en una perfecta armonía cromática creada por sugestión de la música. A partir de estas Constelaciones se inició el reconocimiento internacional de su pintura. Luego vuelve a experimentar con pinturas lentas y pinturas espontáneas, composiciones sencillas y de colores primarios, que conducen a la abstracción, a la pura esencialidad.

___________________________________________________

Para terminar, este curioso video del Carnaval de Arlequín en movimiento, hasta completar el cuadro:

 

18 comentarios:

Cayetano dijo...

Muy buena entrada sobre uno de los grandes del arte contemporáneo.
Miró suscita opiniones enfrentadas.
A mí personalmente me parece un gran pintor por su tremenda originalidad. No hay nadie como él.
Y es que pintar como un niño no está al alcance de cualquier adulto.
Un saludo.

Bertha dijo...

La pintura de Miró tiene esa parte onírica y naif con esos colores primarios es una pintura plana pero muy entrañable.El logotipo de la Caixa la famosa estrella que se materializó primero en un tapiz.Estoy de acuerdo con Cayetano que suscita comentarios enfrentados como casi todas las pinturas surrealistas y cómo de cía Picasso que quería saber dibujar como un niño .

Feliz fin de semanana Paco.

Bertha dijo...

...decía Picasso

balamgo dijo...

Me encanta esta pintura. Me hace ver las cosas de diferente forma.
Excelente entrada, muy didáctica.
Un abrazo.

AMALTEA dijo...

Para llegar a esa síntesis y abstracción hay que pulir mucho el pincel. Nadie, le guste o no Miró(a mi no me entusiasma) podrá negar que su pintura tiene un poderío icónico inigualable.

Que disfrutes del fin de semana. Un abrazo

Valverde de Lucerna dijo...

Es cierto que MIró tiene tintes infantiles, de hecho tengo un libro infantil de cuadros de Miró que a mis hijos de pequeños le encantaba y eso que no entendían los cuadros o las imágenes de Miró, pero sí su colorido.
Gran artista.
Un abrazo.

Kayla dijo...

No soy estudiante de Bachillerato... ( quién pillara esos años), pero me gusta refrescar la memoria a mis conocimientos y seguir aprendiendo cada día.

Gracias por compartir cultura.
Un beso pictórico ( o dos).

La Dame Masquée dijo...

Él decía que pintaba alucinaciones en lugar de sueños. Tal vez. Pero, más que asesinar a la pintura, yo creo que aportó mucho.

Feliz fin de semana

Bisous

Manuel López Paz dijo...

Me gusta Miró y en particular está tela.

No sé si pintaba como niño, pero el colorido simepre me ha llamado la atención. A mis hijos le encanta.

Saludos Paco.

Carolina dijo...

En este artista el hambre produjo maravillas, me encanta Miro.
Saludos y buen fin de semana.

Francisco Espada dijo...

Perdona mi retraso, maestro, por fortuna no me lo he perdido. Miró dista mucho de mi conocimiento y me interesa mucho esta entrada.

Un abrazo.

Julia dijo...

Admiro a Joan Miró, su obra, y no es que este tipo de lenguaje me guste especialmente. Pero Miró es Miró, lo has descrito estupendamente en este post. Imaginar ese taller de Gargallo, ese fantástico escultor, en aquellos años, me causa una sana envidia mezclada con enorme admiración.
Un abrazo y buen fin de semana,

Anónimo Castellano dijo...

En ocasiones uno se sorprende al ver las conexiones que hay entre la obra de Miró y la de los primitivos flamencos y holandeses. Es un autor que le gusta abstraer en las pequeñas distancias, al contrario de Tanguy, que necesitaba grandes espacios para desarrollar su imaginación.

Muy buena entrada, Paco. Disculpa el retraso. Pasa un buen día.

Katy Sánchez dijo...

Decir que me gusta solo porque me van a llamar ignorante no me apetece.
Así que diré aun sabiendo que mi opinión no importa nada que no me gusta. Nunca me ha gustado Miró.
Lo asumo, no entiendo su pintura.
Un abrazo y buen finde

Marisa dijo...

Espléndido Miró. Quizás esta obra contenga prácticamente todos los elementos reiterativos que caracterizan a sus cuadros.
El vídeo que has dejado me ha parecido formidable, muy pedagógico, Paco, y no solo para los alumnos...

Un beso y buen fin de semana.

Carmen Cascón dijo...

Hace unos años leí un libro del escritor catalán Josep Pla, "Homenots", que relataba la vida de tres grandes artistas catalanes: Gaudi, Dalí y Miró, y había una cosa que relacionaba a los tres: el amor al mar Mediterráneo y a su luz inconfundible, que les sirvió de inspiración a lo largo de sus vidas. Pla, que conoció a Miró, resaltaba de su persona sus ojos azules de mirada inquisitiva, como si el mar se hubiese metido en sus ojos de tanto mirarlo.
Un saludo

Laura. M dijo...

Veo que no soy la única a la que no le hace gracia este artista, entiendo poco de pintura, pero sé cuando me gusta lo que veo.
Buen domingo Paco.
Un beso.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Qué curioso. A la mayoría fueron sus excesos etílicos la fuente de su inspiración. Lo último que podía imaginar es que en su caso fuese el hambre.
Un abrazo Paco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...