ARTE TORREHERBEROS: COMENTARIO DEL PÓRTICO DE SAN PEDRO DE MOISSAC
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





jueves, 16 de diciembre de 2010

COMENTARIO DEL PÓRTICO DE SAN PEDRO DE MOISSAC




ENCUADRE:

Obra: Maiestas Domini del Pórtico occidental de la Abadía de San Pedro de Moissac (Fancia).
Género artístico: Escultura. Bajo y mediorrelieve.
Estilo: Arte románico.  
Cronología: S. XII (1115-1130 aprox.), Románico pleno. Moissac, Languedoc. Francia.
Otras obras: de la misma época, Portada de El Juicio Final de San Lázaro de Autun o El Juicio Final de la Santa Fe de Conques.

ANÁLISIS:

Arquitectónicamente, esta obra ofrece las características definitorias del modelo de portada románica. Alojada en el muro, las arquivoltas de medio punto con ligerísimo apuntamiento en sus claves, no presentan abocinamiento homogéneo decreciente, sino que se rehunden bruscamente, mediante una bóveda, quedando la puerta en un plano interior en donde tres arquivoltas cobijan el tímpano sobre dintel apoyado en pilares dentados que actúan de jambas (cuyas aristas dibujan cuatro óvalos) y parteluz (no visible en la fotografía de arriba).
Así, el abocinado de la portada es al revés que en los vanos, los cuales son estrechos al exterior y abiertos al interior para  cerrar  a  las  influencias  exteriores  que  perturben  la  paz  del interior  (y  por  razones  militares),  mientras  que  en  la  portada  el abocinamiento se abre al exterior como si fuera un embudo que intenta absorber a la gente.
Pero donde se concentra casi toda la decoración del templo es en el portada, ya que esta es la cara del templo. El tímpano tiene un diámetro de 5, 68 metros. La decoración cubre la superficie arquitectónica: es figurativa en tímpano, parteluz y jambas; las arquivoltas tienen temas vegetales y descansan sobre columnas y el dintel lleva rosetones geométricos abstractos. Las arquivoltas se decoran con figuras en  forma radial con motivos geométricos, vegetales o figurados.  También aparecen relieves en los muros laterales de la bóveda, en bandas y en el interior de dos arcos ciegos abiertos en cada lado de dicho muro. El conjunto se completa con un parteluz esculpido y dos jambas de perfil lobulado. Todo ello está realizado en piedra y ahora no se ve policromía, pero se sabe que estaba pintado.


La iconografía es la propia del Románico: Pantócrator o Cristo en Majestad (Maiestas Domini), orlado con un nimbo en forma de cruz,  Tetramorfos o símbolos de los cuatro evangelistas y, abajo, los veinticuatro ancianos del Apocalipsis, que llevan copas e instrumentos musicales, ordenados en tres registros (cosa que indica que la iglesia tiene tres naves), por debajo y por los lados del grupo central. Las figuras del Tetramorfos y arcángeles se ciñen lo más posible al Cristo. Todos los ancianos del tímpano han sido esculpidos en posturas similares, en un mismo impulso de adoración ante la aparición del Cristo en Gloria. Sus rostros se vuelven y giran hacia él. La unidad del tímpano se debe a esta variedad de movimientos y expresiones centrada en la persona de Cristo en Majestad. La unidad de la obra se consigue con la mirada de todos los personajes hacia la figura imponente de Cristo. Así, los rostros de los ancianos vuelven su mirada hacia la figura central y, para ello, los cuerpos se retuercen en forzados escorzos.
El tímpano es el lugar preferente de la portada y centra y adoctrina la atención del fiel. Las figuras del tímpano se ordenan conforme a una normativa conceptual: la simetría. La disposición y distribución de los personajes es muy ordenada y simétrica: Cristo, centro organizador del espacio y del tema, con su destacada verticalidad viene a ser la continuación de la línea del parteluz. Este eje vertical está seccionado por el dintel configurando una gran cruz que articula el conjunto del pórtico. El resto de los personajes ocupan espacios periféricos alrededor de este gran eje compositivo; de esta manera los ancianos ordenados rítmicamente en tres registros, forman una cadencia musical que articula el conjunto como un himno a la divinidad. El tetramorfos y los dos serafines dibujan, con sus cuerpos, una mándorla imaginaria. Junto a la visión del Pantocrator y el tetramorfos, es muy común representar en las portadas el tema del Juicio final (Portada de Santa Fe de Conques y San Lázaro de Autun ).
Todo queda en el marco material y arquitectónico que lo contiene, intentando dejar la menor superficie vacía posible. Se cumplen así las dos leyes siempre presentes en la escultura románica: la adaptación al marco y el horror vacui. En cuanto a la adaptación al marco, se puede apreciar como las figuras de dos ancianos de la derecha, arriba, tienen una posición forzada, con la cabeza doblada para adaptarse a las arquivoltas. El marco arquitectónico engendra la forma y rige la escultura, de ahí que, como en este caso, las figuras adoptan formas algo extrañas para acoplarse a la estructura arquietectónica.
Otras características formales de la plástica románica que podemos apreciar en este pórtico son el carácter antinaturalista de las figuras, con cuerpos alargados y estilizados, así como el frontalismo y el geometrismo simplista y estilizado.; también el simbolismo o el deseo de expresar ideas o vivencias antes que la búsqueda de la belleza estética: la belleza está en el trasfondo ideológico, en los sentimientos que puede provocar el mensaje divino en los creyentes. Así, más que belleza estética, encontramos belleza ética. También cabe destacarse la perspectiva jerárquica apreciable a simple vista, con la figura de Cristo  de mayor tamaño, sobredimensionado y las restantes figuras en gradación descendente según su importancia: los serafines, el tetramorfos y, finalmente, a escala muy reducida, los veinticuatro ancianos.
En todo el conjunto escultórico del tímpano se aprecia su carácter decorativo. No está realizada para ser contemplada aislada, sino inserta en un conjunto arquitectónico. Es decorativa, se concibe para rellenar un espacio arquitectónico previsto de antemano y su forma, dimensiones, etc, dependen de este espacio. Su dependencia con respecto a la arquitectura es, pues, total.


COMENTARIO:


El monasterio de San Pedro, cerca de Moissac (Languedoc, Francia) se encuentra situado en la Occitania francesa, en la región de Languedoc en el sur de Francia, en la ruta  turonense del Camino de Santiago.  Fue fundado como abadía en el siglo VII, pero en los siglos siguientes sufrió saqueo y destrucción por musulmanes (tras su derrota en Poitiers) y, más tarde, por los normandos, estando en completa ruina cuando el Abad Durand llevó a cabo la restauración espiritual y material de la abadía y consagró la iglesia (1063) bajo la advocación de San Pedro, Apóstol preferido de los cluniacenses. La iglesia actual es gótica de finales del siglo XV,  pero respetaron intacta la portada de la iglesia. Esta portada parece que se construyó sobre el 1110-15, período del abad Anquetil, según constata un cronista abad del siglo XV, Aymeric de Peyrac.
En el tímpano del pórtico se representa la visión descrita por San Juan en el Libro del Apocalipsis, junto con otras escenas bíblicas a los lados: Anunciación, Visitación y Huída a Egipto. Éstas últimas están  plasmadas con un detallismo narrativo que sugiere que deben ser posteriores a las de la zona central del tímpano. Según se lee en el Apocalipsis de San Juan (4,1-11): " He aquí que había en el cielo un trono y sobre el trono uno sentado. El que estaba sentado tenía el aspecto de una piedra de jaspe. El trono estaba rodeado de un arco iris, parecido a la esmeralda. Alrededor del trono había veinticuatro tronos, sobre los que estaban sentados veinticuatro ancianos vestidos de blanco y teniendo sobre sus cabezas coronas de oro [...]. Alrededor del trono había cuatro animales [...]. El primero era parecido a un león; el segundo, a un toro; el tercero tiene la cara parecida a la de un hombre; y el cuarto, parecido a un águila."
De acuerdo con esta visión, en el centro del tímpano está Cristo en Majestad, sedente, bendiciendo con la mano derecha y señalando el infierno con la izquierda, coronado con nimbo crucífero como Rey, rodeado del Tetramorfos (los cuatro evangelistas representados por sus símbolos: el toro de San Lucas, el león de San Marcos, el águila de San Juán y el ángel de San Mateo) y dos arcángeles alargadísimos llevando el rollo de las plegarias; ocupan todo el resto del tímpano las figuras de los veinticuatro ancianos del Apocalipsis colocados catorce en un registro continuo a los pies del Pantocrátor y los diez restantes en dos registros paralelos, conteniendo tres y dos cada uno, respectivamente. La fuente iconográfica del tímpano, está en las miniaturas mozárabes, que los anónimos escultores seguramente habrían visto en la biblioteca del monasterio.


En las jambas de la puerta se plasma: a la izquierda, Isaías (por ser uno de los cuatro videntes y profeta mayor que anunciaba el nacimiento de Cristo); a la derecha, San Pedro (porque fue piedra angular de la Iglesia y primer sucesor de Cristo en la tierra; además, era patrón de Cluny a la que pertenecía este monasterio). El pilar parteluz contiene las seis leonas de la Revelación. En los laterales de la portada hay una serie de bajorrelieves. Se cree que fueron realizados varias décadas después del tímpano, pues presentan diferencias de estilo en las formas corporales y los plegados. A la izquierda, escenas de la infancia de Jesús, a la derecha hay representaciones alegórico-didácticas de la avaricia y la lujuria.
En la plástica románica se aprecia una diferencia entre las figuras dominantes que ocupan la posición clave de la composición y que están tratadas de manera hierática y monumental y las figuras pequeñas situadas en espacios secundarios, tratadas con mayor realismo. De ahí el contraste entre el solemne hieratismo del colosal Pantocrátor (ejecutado en relieve plano y frontal) y la expresiva delicadeza gestual de los ancianos (realizados en bulto redondo). Efectivamente, la figura de Cristo tienen un relieve aplastado, pero su volumen está sugerido por el vigor de los pliegues en forma de bandas, que delimitan superficies anchas de paños tensos. Los ancianos están esculpidos en bulto redondo prácticamente, de donde se deduce que la frontalidad plana de Dios es un efecto buscado y no una limitación técnica; los ancianos gesticulan y ofrecen unos rostros detenidamente esculpidos. El contraste expresivo es evidente: la fuerza solemne, sin concesiones delicadas, se concentra en la figura colosal del Pantocrator; la delicadeza, la expresividad sin concesiones a la fuerza se otorga a las pequeñas figuras de los lados y del friso inferior.Una visión rápida permite comprobar los arcaísmos propios del estilo románico: expresión solemne un tanto deshumanizada, trazos sumarios del rostro, rigidez en los miembros, convencionalismo en los tamaños, con la figura principal en gran tamaño y el resto más pequeña, posición simétrica de las figuras, ausencia de belleza ideal... Todo nos acerca a un arte rudo, plano, frontal. Pero una contemplación más detenida nos invita a seguir la fuerza de las líneas que se retuercen en ritmos diversos, o a admirar las contorsiones intrincadas de los cuerpos, especialmente, la de los veinticuatro ancianos. El autor se sentía movido a plasmar en la piedra las concepciones religiosas, los sueños de la fantasía y el sentimiento de una época de peregrinaciones.
En este monasterio, como en el resto de los edificios románicos, la escultura se concentraba en los claustros y en las portadas. En este caso, las esculturas del Claustro están fechadas con seguridad por una inscripción en 1100. Los capiteles del claustro se distinguen por sus formas elegantes, el modelado de los ropajes y las composiciones plenas de vida. La mayoría de los capiteles, estudiados por Emile Mâle y H. Focillon, recogen temas del Apocalipsis, tomados del Libro de Daniel; su técnica y su temática se continúan en el Pórtico que hemos analizado.
Las características estilísticas analizadas en esta portada son las propias de la plástica románica más clásica: el antinaturalismo, la rigidez, la falta de volumen, el inexpresivismo, la abstracción de la realidad visual, el intenso espiritualismo y fervor religioso. Todos estos elementos están presentes en las grandes obras escultóricas francesas: las portadas de San Sernín de Toulouse, La de la Magdalena de Vézelay, la de la Santa Fe de Conques o la de San Lázaro de Autun. Pero a lo largo de dos siglos la escultura no dejó de evolucionar, y en su última etapa, la riqueza en pliegues dinámicos y el bulto redondo muestran ya el olvido de la función arquitectónica y la búsqueda de efectos pintorescos o anecdóticos. Toda esta evolución es apreciable en las vestimentas, el volumen y las expresiones, como es apreciable en la Portada de San Trófimo de Arlés.

CONTEXTO HISTÓRICO:

El arte románico se desarrolla en Europa durante la Alta Edad Media, en el período comprendido entre el siglo X, tras la consolidación de los reinos bárbaros, que terminaron con el Imperio Romano, y el siglo XIII, donde las nuevas estructuras urbanas y comerciales de la Plena Edad Media, dieron paso al nuevo estilo Gótico. El arte románico fue le primer gran estilo artístico europeo de dimensión internacional, que se difundió y desarrolló con mayor o menor intensidad por las diversas zonas de Europa.
Además, en esta sociedad feudal y rural de la Edad Media, donde la agricultura es la base económica, la iglesia será la institución más importante y tendrá lugar la pujanza de este organismo al calor de las órdenes monásticas, las peregrinaciones y las Cruzadas. Gracias a las peregrinaciones, organizadas principalmente por los monjes benedictinos de Cluny, se va a producir una expansión y uniformidad del arte románico por todo el continente. El estilo artístico se adapta a una sociedad ruralizada, inculta, controlada intelectualmente por la iglesia. Por eso va a ser el arte de la irracionalidad, el oscurantismo y el misterio. Se trata de una arte relacionado con la fe, surgido de una cultura  teológica que, al mismo tiempo, servirá para adoctrinar y dirigir mentalmente al creyente.

Este video sobre la portada románica servirá para aclarar todos estos conceptos:

14 comentarios:

CAS dijo...

Un muy buen video, que completa el ilustrativo y generoso post. Cómo aprendo a ver, a apreciar, y a conocer. Seguramente cuando esté frente a una de estas iglesias (dudo que pueda ver todas las que citas...) me servirá de mucho todo lo que leo y disfruto por aquí.
Por lo pronto muchos términos que al comienzo de este ciclo los tenía que buscar en el diccionario, ya me son familiares....jajaj
un abrazo instruído y atento.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Impresionante monumento y excelente entrada como siempre. La Orden de Cluny fue fundamental para la renovación del arte y la cultura de la época. La iconografía románica es también muy interesante, claro reflejo de la sociedad teocrática de la época, con Dios y Cristo al centro de todo, una sociedad construída sobre las bases del Cristianismo que con toques romanos y griegos daría lugar a la cultura y modo de vida occidental que aún hoy perviven.

Un saludo.

La Dame Masquée dijo...

Hay un pequeño problema con el texto: fijese en el parrafo que comienza "La iconografia es propia del románico", y que aparece repetido un poco más abajo, con un par de párrafos de por medio, aunque no está exactamente igual. Lo cual, por supuesto, no resta nada de la brillantez habitual al comentario.

Feliz dia, monsieur

Bisous

Cayetano dijo...

La iconografía "didáctica" del Románico, con su amenaza de castigo para los pecadores. Me recuerda mucho lo que describe Adso de Melk en "El nombre de la rosa".
" Y vi a un orgulloso con un demonio trepado sobre sus hombros y hundiéndole las garras en los ojos, mientras dos golosos se desgarraban mutuamente en un repugnante cuerpo a cuerpo, y vi también otras criaturas, con cabeza de macho cabrío, melenas de león, fauces de pantera, presas en una selva de llamas cuyo ardiente soplo casi me quemaba. y alrededor de esas figuras, mezclados con ellas, por encima de ellas y a sus pies, otros rostros y otros miembros, un hombre y una mujer que se cogían de los cabellos, dos serpientes que chupaban los ojos de un condenado, un hombre que sonreía con malignidad mientras sus manos arqueadas mantenían abiertas las fauces de una hidra, y todos los animales del bestiario de Satanás, reunidos en consistorio y rodeando, guardando, coronando el trono que se alzaba ante ellos, glorificándolo con su derrota (...) Portal, selva oscura, páramo de la exclusión sin esperanzas, donde todos los habitantes del infierno parecían haberse dado cita para anunciar la aparición, en medio del tímpano, al Sentado, cuyo rostro expresaba al mismo tiempo promesa y amenaza . "
Un saludo.

Xibeliuss dijo...

¡Impresionante pórtico!

Manuel dijo...

Desde que vengo por aquí, aprendo a ver de otra forma la arquitectura.

El vídeo es espectacular. La descripción sin par.

Saludos Paco

Pedro de Mingo dijo...

Impresionante la descripción que hace usted de este magnífico pórtico. Lo cierto es que la región del Languedoc esconde muchas joyas como esta.
Me atrevo a hacerle a usted una petición, el comentario del Pórtico de la Magestad de la colegiata de Toro, uno de los pórticos que más me han impresionado en mi vida, quizás por ser de los pocos que conservan la policromía íntegra.

Muchas gracias por instruirnos :-)

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

No conocía este monasterio. Tiene una portada magnífica, y así explicado como tú lo haces aún resulta más admirable. Un saludo.

Katy dijo...

Felices Fiestas DLT
Tengo el ordenador estropeado y me he pasado a casa de una amiga para poder darte las gracias por tu felicitación en mi blog. Pasadas las fiestas me pondré al día de tus post.
Un abrazo

Antonio Martínez dijo...

Qué casualidad. Hoy mismo vimos esta obra en clase. Fantástico comentario.

CarmenBéjar dijo...

Me ha hecho mucha gracia el comentario de Cayetano, porque "El nombre d ela rosa es una de mis novelas favoritas". Es compleja y difícil de comprender pero en ella se resumen un poco los conflictos, formas de pensar y la teología que se encierra en el arte medieval. Al fin y al cabo el pórtico de Moissac podróia encajar perfectamente con el que admira Adso a la luz de la luna en el monasterio.

Besos

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigp PACO HIDALGO,

Luego me leo con calma el COMENTARIO DEL PÓRTICO DE SAN PEDRO DE MOISSAC y le comento. Ahora le dejo el comentario que he instalado en el Blog Revista de Don Alfredo García Francés, porque creo que le puede interesar.

Un abrazo entretanto.

Antonio


Amigo Don Paco Hidalgo,

Como veo que le interesa el tema, mientras se hace Vd. con EL LATÍN ERÓTICO, de la Universidad de Sevilla, puede Vd. encontrar recursos en Internet sobre el mismo tema.

En mi mismo blog, hay una edición dedicada a los Epigramas Priapeos de Marcial, a la que puede acceder Vd. desde aquí, si lo desea.

Si quiere Vd. un buen estudio del vocabulario erótico de Marcial, lo puede leer en:

Filomena Fortuny Previ, MYRTIA.
Rev. de Filologia Clásica de la Univ. de Murcia. 1988:

Primera Parte
y
Segunda Parte

Espero y deseo que Vd. se divierta y se lo pase bien. Al mismo tiempo le deseo unas Felices Fiestas.

Antonio

RITMO RANCIO dijo...

Amigo Paco Hidalgo:

Muchas gracias por su amable comentario, que ha dejado en nuestro blog.
Será un placer poder departir y compartir con usted, acerca de lo divino y de lo humano, o al menos intentarlo con una pizca de humor.

Le deseamos también unas felices celebraciones de Navidad y Año Nuevo.
Un abrazo musical

Arteparnasomanía dijo...

Fue, quizás, el Románico una excusa arquitectónica perfecta para expresar, por primera vez en la Historia, en sus paramentos, columnas y bóvedas toda la figuración, simbolismo y comunicación que necesitaban entonces transmitir. En ese sentido fueron los blogs del medievo. Muchas Felicidades por todo esto y por la Navidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...