ARTE TORREHERBEROS: PAUL GAUGUIN (y 3)
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





sábado, 15 de mayo de 2010

PAUL GAUGUIN (y 3)

 Autorretrato delante del Gólgota. Óleo sobre lienzo (76 x 64 cm). 1896. Museu de Arte.Sao Paulo.

El 28 de junio de 1895 Gauguin sale de París y el 3 de julio se embarca en Marsella rumbo al Océano Pacífico. Confiará obras suyas a Morice, Daniel de Monfried y Ambriose Vollard, con los cuales mantendrá una intensa relación epistolar y que constituirán sus únicos lazos con Francia. El viaje dura dos meses, con dos escalas en Nueva Zelanda, llegando a Tahití en septiembre, enfermo y con poco dinero en el bolsillo. A los problemas derivados de la fractura de tobillo que tuvo en Pont-Aven, los problemas cardíacos, las erupciones cutáneas y el abuso del alcohol se añade la sífilis, contraida en el encuentro de una prostituta. Sus últimos ocho años de vida, a pesar de sus repetidas estancias en el hospital, se caracterizan por ser un período de fecunda actividad creativa.

Te tamari no atua (Nacimiento de Cristo, el hijo de Dios). Óleo sobre lienzo (96 x 128 cm.). 1896. Neue Pinakothek. Munich.

En 1897  La Revue Blanche, creada en 1891 por los hermanos Natanson, publica el manuscrito de "Noa noa", relato autobiográfico de Gauguin, que llevaba escribiendo desde su llegada a Tahití; más tarde, recibió el duro golpe al saber que su hija Aline de veinte años había muerto por una neumonía. Su salud empeoró y al no marchar bien las ventas en Francia toma la decisión de quitarse la vida: "Aseguro que he tomado la resolución de morir en diciembre. Mas antes de morir, desearía pintar la tela que tengo en la cabeza. Durante un mes entero he pintado de día y de noche, presa de la fiebre más salvaje. El conjunto está como cortado con un hacha, con el pincel más grosero, sobre una tela desaco llena de nudos y asperezas, de modo que su aspecto rugoso, lleno de granos, resulta espantoso. Pero a esto, creo que esta obra no sólo es superior a todas las anteriores, sin oque estoy seguro de no llegar a pintar nunca nada mejor". Se estaba refiriendo a "¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos?". Esa gran obra qu debía ser la coronación de su vida artística resultó en realidad ser un comienzo, una visión hacia la simplicidad y hacia una enorme libertad, la simbiosis perfecta entre unas fuerzas místicas llegadas desde la noche de los tiempos, y la cultura y pintura occidentales. La obra, que es su testamento artístico y espiritual, se puede interpretar como una metáfora de la vida, desde la infancia hasta la vejez, pero también como una meditación sobre su sentido, una contraposición entre naturaleza y razón, representada por las dos mujeres en actitud pensativa. Las figuras se disponen en el paisaje con un ritmo que recuerda los frisos antiguos y los grandes ciclos de frescos de los palacios renacentistas. En fin, la obra compendia una serie de elementos ya tratados por separados en diversos cuadros anteriores (así la figura de la izquierda está tomada de "Eva la bretona", el niño que come fruta, de "Días deliciosos", el pájaro blanco con la lagarija en los pies aparecía en "Vairumati" o la figura central, una versión alegórica del desnudo masculino con los brazos levantados de su obra "Hombre con hacha").

"¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿ A dónde vamos? Óleo sobre lienzo (139 x 374 cm.). 1897. Museum of Art. Boston.

Antes de esa gran obra había pintado coliristas lienzos como "Días deliciosos (Nave nave mahana)", "Te arii Vahine (la mujer del rey)" o "Vairumati". Suelen ser historias de jóvenes tahitianas, de admirable belleza desnudas por las que siente gran fascinación el pintor. En el caso de "Te Arii Vahine" retrata a su amante Pahura tendida en el suelo como si fuese la diosa Venus, al modo que la pintó Lucas Cranach, recondando también a "La maja desnuda" de Goya o la "Olimpia" de Manet. Con las piernas cruzadas y una mano cubriéndole el pubis, la joven se ofrece como las lascivas diosas del amor de la historia del arte occidental, mientras que el fondo, lleno de plantas imaginarias, remite a una alegoría del paraíso terrenal
El 30 de diciembre, decidido a matarse, se toma una fuerte cantidad de arsénico que el médico le había recetado para sus eczemas de la piel. La dosis no sería muy fuerte, pues estuvo muy mal pero no murió. Las ventas de los cuadros en Francia proceden con lentitud. Por este motivo y para mantenerse, en 1898 Paul trabaja como escribano en la oficina catastral de Papeete, donde copia documentos y dibuja planos. Ese año pinta "El caballo blanco", una obra muy serena, hecha desde un punto de vista elevado con jinetes desnudos al fondo y en un prmer plano, un caballo (de color verde) que bebe  en una laguna. Todo el cuadro es un ejemplo del mejor Gauguin, una perfecta y difícil fusión de poesía y decoración. En 1899 su vitalidad se expresa en su colaboración en periódicos satíricos ilustrados, como Les Guèpes y Le Sourire, éste último fundado por él mismo, donde puede desahogar libremente todo su desprecio por los colonos extranjeros y por la sociedad entera. Libra una batalla personal contra las autoridades civiles y religiosas civiles, que no obtiene ningún resultado si no es atraerle una fuerte hostilidad. En un panfleto acusa a la iglesia contemporánea de haber perdido el auténtico espíritu evangélico.
  



 
Te arii Vahine. Óleo sobre lienzo (97 x 130 cm.). 1896. Museo Pushkin. Moscú.
Vairumati. Óleo sobre lienzo (73 x 94 cm,). 1897. Museo d´Orsay. París.

En 1899 deja Papeete y vuelve a su cabaña, donde su nueva compañera, Pahura, da a luz a su hijo Émile. Aquí el artista vuelve a pintar con renovado vigor: sus últimos cuadors alcanzan un equilibrio perfecto entre la sencillez de la estructuración, la aplicación de los colores y los significados simbólicos y alegóricos. En 1900 Gauguin consigue lo que tanto había deseado: ganarse la vida con su arte, ya que firma un contrato con el marchante Ambroise Voullard, quién le pagaba 300 francos al mes por veinticinco cuadros al año de Paul. Sin embargo, su espíritu sigue inquieto y en agosto de 1901, tras haber vendido su propiedad, el pintor abandona a su segunda familia tahitiana, Padura y sus hijos, y embarca para las Islas Marquesas, a unos mil cuatrocientos kilómetros al nordeste de Tahití, en busca de nuevos estímulos para su actividad artística.
El archipiélago de las Marquesas está compuesto por doce islas de origen volcánico, de las cuales sólo seis están habitadas; los nativos las llaman Te henua enata, es decir, la tierra de los hombres. Las islas están dominadas por una frondosa jungla y por montañas de paredes rocosas, rodeadas de arrecifes de lava a pico sobre el mar que ofrece grandiosos e insólitos panoramas. Aquí, Gauguin parece recuperar una cierta seguridad en sus propias capacidades y una tranquilizadora serenidad cuya falta lamentaba desde hacía tiempo. A pesar de ello, sigue cometiendo excesos, continua su tendencia a litigar y discutir, todo ello alimentado por una agresividad en ocasiones generosamente prodigada a favor de los indígenas, que le tienen gran afecto.En esta época escribe mucho: los textos destinados a reunirse en "Avant et après", libro de recuerdos y manifiesto, y "Racontars de rapin", muy interesante como testimonio del estado de ánimo del hombre Gauguin al término de su vida.

El caballo blanco. Óleo sobre lienzo (141 x 91 cm.). 1898. Museo d´Orsay. París.

En otoño de 1901, Gauguin se instala en una de las islas meridionales, Hiva Hoa, actualmente llamada Dominica. Con desilusión descubre que la presencia de misioneros ha modificado en parte las usanzas de los habitantes, que han perdido de este modo su primitiva estructura social. En la aldea de Autuana, el pintor compra un terreno a la misión católica y se construye una cabaña que llama "Maison du Jouir" (Casa del placer). La decora con algunos paneles de madera pintados y tallados que repiten mucos motivos ya utilizados en lienzos y esculturas. Todo es una provocación contra los misioneros, preocupados por su actitud corruptora y de defensa a los nativos, mientras que los indígenas como un amigo. A los funcionarios de la isla no les gustaban en absoluto las actividades agitadoras de Gauguin, quien incita a los aborígenes a no pagar impuestos. Un policía de la gendarmería, Claverie, lo denuncia y es condenado a tres meses de cárcel y una multa de 500 francos. No ingresa en la cárcel por demostrarse irregularidades en el juicio.  Se empareja con Marie Rose Vascho, una muchacha de catorce años, con la cual tiene una hija. Durante su estancia en esta isla, los escritos y la pintura de Gauguin parecen estar dominados por una idea ya familiar pero que no tardará en hacerse obsesiva, la de la libertad en el arte. Ve ya su pintura en una perspectiva histórica: "Lo importante es lo que sucede hoy, y que abrirá camino al siglo XX".

Jinetes en la playa. Óleo sobre lienzo (66 x 76 cm.). 1902. Folkwang Museum. Essen.

Llegado a esta etapa de su vida, Gauguin es consciente de su propio papel, sabe que está en el centro de un momento crucial de la historia de la pintura. En su profunda y ya definitiva soledad, se siente cercano a la joven generación de pintores: "No es casual que se haya desarrollado una juventud extraordinaria por su inteligencia y su talento multiforme, capaz de resolver uno tras otro todos los problemas en los cuales nadie había pensado". Es bien consciente de que no ha conquistado, ni en la vida ni en el arte, la libertad de la que tanto habla en sus cartas como su objetivo.
 Incluso en el Pacífico, su pintura sigue estando influenciada por el arte europeo de fin de siglo. Su pensamiento sigue mirando hacia un París simbolista que ya no existe y hacia la Europa de la cual siempre ha tratado de huir. En 1902 hace la triste serie de "Jinetes en la playa", que se halla entre las producciones más bellas, libres y modernas de toda la obra de Gauguin. En algunas, los jinetes son vistos de espalda saliendo de la escena. El pintor consigue conferir a la escena una enigmática serenidad indiferente y fuera del tiempo, evocar con medios meramente formales una serie de suave rusticidad, con una esencialidad quizá más moderna que el sentimentalismo expresivo del Picasso de la época rosa. Muy misteriosos son los dos jinetes encapuchados de la izquierda; como es bien sabido, Gauguin gusta de mezclar mitos y culturas diversas y, en este caso, los demonios maoríes se superponen  a los jinetes del apocalipsis de recuerdo dureriano.

Los últimos meses de su vida los pasa enfermo; sólo tiene relación con el pastor Vernier y con el brujo maorí Tioka. Muere el 8 de mayo de 1903, a causa de una crisis cardíaca, siendo enterrado en el cementerio católico. Tres semanas más tardes fueron subastados sus efectos persanales. El policía Claverie hace de tasador y lo primero que hizo fue destinar buena parte de sus dibujos a la basura. Pero afortunadamente, algunas telas, esculturas y documentos importantes se salvaron, gracias a ser adquiridos por el escritor Victor Segaler, un joven oficial de marina, cuyo barco acababa de hacer escala en Hiva Hoa.

Senos con flores rojas. Óleo sobre lienzo (94 x 72,5 cm.). 1899. Metropolitan Museum. Nueva York.


Para ver toda la obra de Gauguin, consultar este enlace de Wikipedia.

Si queréis consultar las entradas anteriores de este pintor: Gauguin 1 y Gauguin 2.

Terminamos con un video de Artehistoria sobre la vida y la obra de Paul Gauguin:

9 comentarios:

Cayetano dijo...

Interesante continuación de la vida y obra del señor Gauguin, buena selección de cuadros. Lo exótico y tropical, con ese festival racial variopinto, era un motivo recurrente, consecuencia de la expansión colonial de Europa. Estaba de moda en aquella época. Un motivo más para desarrollar la capacidad creativa del genio.
Un saludo.

Madame Minuet dijo...

Menos mal que la dosis de arsenico no resultó fatal. Gracias a eso nos dejó algunos cuadros más. Me alegra que viviera para ver reconocida su obra y poder vivir de su arte. Pero que dolor que a su muerte se tiraran sus trabajos a la basura! Hay que ser bruto. Si no llega a coincidir que ese barco hubiera hecho escala y el joven oficial llegaba a bordo, cuanto mas se hubiera perdido!

Feliz fin de semana, monsieur

Bisous

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Paco es un placer leerte, todo muy detallado y preciso. Su obra es increíble, y su búsqueda de la libertad una obsesión, casi una locura...

...una pena también su afición a las adolescentes...al final el parece que también de colono para con ellas...

Un saludo.

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Paco!! Me quedo como encantada leyendo tus posts amigo. Me encantan.
Me impactó lo que cuentas sobre su muerte, tiraron sus sus dibujos a la basura!! Qué horror!!
La pintura Jinetes en la playa me parece maravillosa, y como bien la describes, me transmite una serenidad difícil de encontrar en un hombre como él. Es bellísima.
Feliz fin de semana!!
Besosssss

Xibeliuss dijo...

Coincido con Madame: lo siento por él, por su decisión conscientemente tomada, pero gracias a su suicidio fallido todavía nos legó algunas obras poderosísimas.
Saludos

CarmenBéjar dijo...

Me encanta esta fase en el estilo de Gauguin, por ser su pintura fresca y revolucionaria, muy actual y a la vez recuperando los valores de la pintura africana y prehistórica, muy del gusto de los post-impresionistas.

Como siempre, te felicito por esta magnífica entrada.

Un saludo

clariana dijo...

¡Hola Paco Hidalgo!
Me gustan mucho estas entradas sobre Gauguin, los cuadros que expones son bellísimos, el de "Caballo blanco" es uno de mis preferidos. No conocía el de "Jinetes en la playa."
Aunque para muchos pintores su vida ha sido difícil, me refiero a lo de compaginar este Arte con trabajo, família y todo lo demás, creo que Gauguin es uno de los más atrevidos en este sentido, se volcó en la pintura y en la defensa de la vida primitiva de los nativos, creo que fue todo un personaje además de un extraordinario pintor. Saludos afectuosos.

elena clásica dijo...

Conmovida, claro, una persona que sentía el arte dentro de su alma de esa manera, ya veces no lo podía soportar, la idea de la muerte...

Un buscador de la genuino, un agitador de conciencias y de actitudes preconcebidas e hipócritas. Acompañado de tanto sufrimiento y de una vida dispersa con las muchachas y sus diversos hijos.

El momento febril de la creación lo has descrito de manera muy hermosa, tanto como el dolor que la acompaña.

Fantástica exposción en sus tres partes.
Besazos.

Anónimo dijo...

Por favor tiene Pupiletras o sopa de letras sobre vida y Obras de PAul Gauguin
le han pedido a mi hija en clases de Artes para el dia miércoles 9 Junio 2010
Por favor ayudame
Gracias anticipadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...