ARTE TORREHERBEROS: LOS PALACIOS Y VILLAS BARROCOS ITALIANOS
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





viernes, 22 de febrero de 2013

LOS PALACIOS Y VILLAS BARROCOS ITALIANOS

 Giovanni Vansanzio. Villa Borghese. 1607-1614. Roma.

El Barroco es el arte del siglo XVII. En un principio, apenas se manifiesta en el exterior de las fachadas; sus libertades comienzan en la decoración, sobre todo en los interiores, como se puede ver en iglesias como la de Il Gesù y Sant'Andrea del Valle, de la última mitad del siglo XVI. Por lo demás, el barroco fue siempre un arte de escultores; fueron escultores los que, trabajando como arquitectos, hicieron barrocos los edificios. En los palacios particulares ocurrió lo mismo. Véase, por ejemplo, la fachada del Palacio Borghese, en el Quirinal; sólo el que esté bien iniciado notará en ella síntomas de Barroco; la ordenación geométrica parece a primera vista proyectada por un Sangallo o un Rafael. Tan sólo ciertos detalles de la cornisa, el balcón y el escudo delatan a su autor, Flaminio Ponzio, poco respetuoso con la estética clásica. El Barroco está ya en su interior, en las fuentes con sus frontones curvilíneos, guirnaldas y cariátides.
Y las fortunas cambian de manos. A los Colonna, Orsini y Farnesio, suceden los Borghese, Doria, Pamphili y Barberini. Estos son los linajes de los papas del tiempo barroco. Por esto el palacio Borghese y el Barberini, así como el Doria-Pamphili, son las grandes mansiones de esta época.
Camilo Borghese ascendió al pontificado con el nombre de Paulo V en 1607. Durante los dieciséis años de su pontificado se afianzó en Roma el dominio de uno de los grandes mecenas de la época, su sobrino Scipione, que fue elevado al cardenalato. Scipione fue quien ordenó construir el magnífico Palacio Borghese en el Quirinal, ya citado, y la exquisita Villa Borghese, en las afueras de Roma, por la parte de la Puerta del Popólo, obra del flamenco Jan van Santen, cuyo nombre italianizado se convirtió en Giovanni Vansanzio. Todavía hoy esta villa es una de las glorias de Roma, con el encanto y pompa de su época.
El arquitecto flamenco, llamado en Italia Giovanni Vansanzio, realizó esta soberbia mansión, que está rodeada de un gran parque cuya verja de entrada no conduce directamente al edificio: el artificio barroco exigía que la casa no pudiera adivinarse desde el exterior de la finca. La fachada se abre al paisaje mediante un pórtico flanqueado por dos cuerpos salientes, cuya austeridad representa la sobriedad clasicista frente a los excesos de Bernini. 

Flaminio Ponzo y Carlo Rinaldi. Fachadas hacia al Largo della Fontanella Borghese y sobre el río Tiber del Palacio Borghese. 1670-1671. Roma.


La ruptura con el palacio renacentista introvertido se ha consumado: ahora la mansión se volcará hacia el exterior. Consiste esencialmente en un palacio, en el centro de cuya fachada se abre un pórtico clásico, sobre el que se levantan dos pisos barrocos, el principal con ventanas de frontones interrumpidos. A los lados, avanzan dos cuerpos salientes. Todas las formas son ligeras y quieren dar una sensación de alegría y ausencia de gravedad, con algo de escenografía. Detrás del casino, o pabellón que sirve de museo y habitación, había un jardín cerrado -hortus condusus- y campos de labranza que hacían gala de su verdor natural para que la villa pudiera contrastar su bucólica sencillez con las avenidas y parques de la parte delantera.
Este mismo contraste se encuentra en la Villa Doria-Pamphili, en el Janículo, la segunda de Roma en extensión, superada sólo por la Villa Borghese. Después de sus puertas monumentales hay un extenso parque urbanizado con avenidas. Más adelante se encuentra la villa propiamente dicha, toda ella una deliciosa reminiscencia palladiana, con su jardín privado, y más allá la campiña romana. Los Pamphili, a quienes pertenecía la villa, lo mismo que el arquitecto Alessandro Algardi, que la había proyectado, tenían suficiente buen gusto como para conocer que el maravilloso paisaje de Roma es el más bello adorno que podían desear para su tranquila residencia rural. El arquitecto y escultor Alessandro Algardi se vio beneficiado por el acceso al solio pontificio en 1644 de Inocencio X, jefe de los Pamphili, que sustituyó a Urbano VIII, miembro de la familia rival de los Barberini. Bernini, que durante tantos años fue el arquitecto de estos últimos, fue destituido por Inocencio X, que encargó las obras en proyecto a Algardi y al Borromini.


Alessandro Algardi. Villa Doria-Pamphili. 1644. Roma

 Interior de la Villa Doria-Pamphili.

Como los arquitectos barrocos poseían especial instinto para estimar las condiciones del terreno destinado a estos parques privados, cada villa de Roma tiene fisonomía propia. Y otra villa del último período del Barroco es la Villa del cardenal Albani, famosa igualmente por sus colecciones de mármoles antiguos. Asimismo, muchas de las villas de Frascati, el pueblo más inmediato a Roma, en los montes Albanos, son también barrocas.
El Palacio Barberini, en Roma, no es tan grande como el Borghese, pero su aspecto señorial está lleno de atractivos; le precede un jardín con una verja magnífica. Es la obra de los grandes maestros romanos del arte barroco: Maderno, Borromini y Bernini trabajaron en él sucesivamente.
Las obras fueron encargadas por Taddeo Barberini, sobrino de Urbano VIII, a Carlo Maderno. La planta se compone de un cuerpo central, profundamente abierto al exterior (realizado más tarde por Bernini), y dos alas que avanzan a ambos lados. El cuerpo central realizado por Bernini consta de un solemne pórtico con molduras dóricas sobre el que se alzan dos loggíe, la primera con pilastras jónicas, y la segunda corintias. Los arcos de este último piso producen un efecto óptico de perspectiva en profundidad gracias a estar construidos por dos arcos concéntricos, alzados sobre las dos bases de un trapecio simétrico, y unidos por planos inclinados respecto al de la fachada y por un tronco de cono.




























 Carlo Maderno. Exterior y escalera del Palacio Barberini. 1625. Roma.

34 comentarios:

Cayetano dijo...

A diferencia de los palacios renacentistas, los florentinos principalmente, es difícil encontrar dos palacios barrocos parecidos. Cada uno tiene su sello peculiar.
Un saludo.

Alfredo dijo...

Son todo un alarde de originalidad, de adaptación al espacio y al paisaje. Todos ellos son edificios cargados de personalidad.

Buen finde!!

Carolina dijo...

Estas villas y palacetes, que sueño renacentista son!
Un beso, feliz fin de semana y gracias por compartir con todos nosotros estos siglos de oro.

Alma de Adra dijo...

Que hermosos... Que maravilla la villa Borghese, es como para quedarse a vivir en sus jardines :)

Un beso

Alma de Adra dijo...

Que hermosos... Que maravilla la villa Borghese, es como para quedarse a vivir en sus jardines :)

Un beso

Valverde de Lucerna dijo...

Son de una belleza inigualable.
Un abrazo.

profedegriego dijo...

Querido Paco, ¡qué delicia de entrada con ese maravilloso encuentro inicial con la Villa Borghese, contenedor incomparable de contenido incomparable, para seguir después con todos esos otros tesoros romanos! En esta tarde lluviosa y desapacible en Galicia ha sido como un bálsamo cálido y reconfortante.
Mil biquiños, carissimo.

elpresley dijo...

Creo que cuando vuelva a Roma, me llevaré tus apuntes. A veces mira uno los sitios pero no los ve.

Magnífica tu entrada y tus explicaciones y magníficas las fotos que elegiste.

Un abrazo.

Katy Sánchez dijo...

Estupendo post. Estaba pensando en comprarme uno pero no son lo suficientemente buenos para mi:-)
Que magnífica escalera.
Un abrazo. Te deseo un estupendo finde

Mari-Pi-R dijo...

De una gran belleza pero en cambio no se llevan toda mi admiración.
Un abrazo

Bertha dijo...

Muy bellos y, me encanta esta escalinata que recargamiento pero con armonía.Cada uno en su estilo pero todos tienen mucha personalidad.

Un abrazo Paco feliz finde.

Anónimo Castellano dijo...

Nos encanta esta selección de palacios y ver los múltiples paralelismos y similitudes que palacios españoles tomaron de sus compañeros italianos.
Un saludo

Francisco Espada dijo...

Paco, maestro, tú no vives en Sevilla o sus cercanías, tú habitas el universo del arte. Eres un genio.

Un abrazo

Manuel López Paz dijo...

Geniales!!!. En lo particular me encanta mucho Villa Doria, mi visita obligada siempre que voy por aquellas tierras.

Saludos

Ambar dijo...

Son una maravilla y has hecho una buena selección.De todos ellos yo me quedo con villa Borghese y no sabría decir por qué.
Que tengas una buena semana

Lady_Celeste dijo...

!Hola;Paco!

Pues si q tuvieron muy buen gusto para elegir el maravilloso paisaje para construir Villa Doria-Pamphili.Es espectacular.

Hoy me siento afortunada,no tenia conocimiento todas estas historias y edificaciones,ha sido un placer leer toda esta información.

Muchos besitos y buenfinde,Paco.

Lady_Celeste dijo...

!Hola;Paco!

Pues si q tuvieron muy buen gusto para elegir el maravilloso paisaje para construir Villa Doria-Pamphili.Es espectacular.

Hoy me siento afortunada,no tenia conocimiento todas estas historias y edificaciones,ha sido un placer leer toda esta información.

Muchos besitos y buenfinde,Paco.

Eduardo de Vicente dijo...

Que esplendor.
Un abrazo.

La Dame Masquée dijo...

Una se queda con la boca abierta contemplando esta belleza. Estoy enamorada de la villa Borghese, definitivamente.

Feliz fin de semana

Bisous

AMALTEA dijo...

Qué buen regalo el de hoy. Somos muchos que sentimos pasión por la ciudad de Roma y su formidable herencia artística.

Abrazos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Amigo y compañero, en esos espacios casi ideales me ensueño y deleito, ¿esa gente creía en lo perfecto?
Lo procuraron los poderosos, podían permitírselo, pero comparados con los de hoy, ummmm, gustos y paladares exquisitos, eran los tiempos.
Paco, si puedes visita mi última entrada a ver qué te parece.
Besitos envueltos en la espiral de Madermo. ¿Qué me dices de Palladio? uyyy.

Laura. M dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura. M dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Laura. M dijo...

Tengo un sueño por cumplir, ir a ver toda esta belleza y pasear por Roma en Vespa:))
Esa escalera es magnífica.
Buen fin de semana.
Un beso.

Laura. M dijo...

Quité dos, no sé porqué han salido tantos:((

teca dijo...

"Lo maravilloso de aprender es que nadie puede arrebatárnoslo"

Os mestres... tão imprescindíveis!!! Obrigada por estar... como aprendo por aqui!!!...

Beijos e flores.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Efectivamente no carecían de gusto los Pamphili.
Un abrazo.

calamanda dijo...

Hola!, preciosa muestra y veo en algunos comentarios que no pasa inadvertida la maravillosa escalera de Borromini.
En esta ocasión me quedo con el Palacio Barberini por más de una razón y una de ellas es la escalera, siempre me gusta recordar cosas y más cuando parece que fue ayer cuando las vi y ha pasado mucho tiempo. Barberini es uno de los más significativos ejemplos del Barroco y me encanta su ubicación, también me gustan sus acristaladas galerías tan venecianas y su magnífica escalera que según parece por dibujos que se han conservado en su momento despertó diversas dudas y también mucho que ver entre la ruptura de Bernini y Borromeo y si está inspirada en la fabulosa escalera de Bramante no se puede pedir más.

Muchos recuerdos y siento mi larga ausencia.
Un beso.-

calamanda dijo...

Hola!, muy bonita y representativa muestra y que yo en esta ocasión por varias razones me quedo con el Barberini, entre otras su ubicación, una obra tan impresionante y significativa del Barroco, su utilidad actual,sus maravillosas galerías acristaladas tan venecianas y magnífica escalera que no pasa inadvertida y que en su momento despertó diversas dudas y discrepancias entre Bernini y Borromeo y que está inspirada en otra brillante anterior obra de Bramante.

He visto mi comentario anterior publicado y actualizo página y desaparece.
Decirte que siento mucho mi larga ausencia.

Paco, muchos recuerdos.
Un beso.-

calamanda dijo...

Borromini!!...por fin veo el comentario.

Feliz domingo!

CarmenBéjar dijo...

En mi único viaje a Roma decidí no visitar ninguno de estos magníficos palacios, entre otras cosas porque no había tiempo material para tanto. En todo caso siempre quedarán en la recámara para futuros viajes.
Un slaudo

casss dijo...

Bello e impresionante, pero esa escalera... no se puede creer!!
Es imposible visitar todas estas maravillas. Que tú las traigas a nosotros y nos expliques con generosidad todos estos detalles, nos hacen posible casi palparlos.
besos y buen domingo, amigo Paco

Marisa dijo...

El Barroco dejó verdaderas maravillas arquitectónicas como las que nos muestras, Paco.
Espléndido, como nos tienes acostumbrados.

Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Pase a visitarte y a desarte una semana con buenos logros.

Cariños

Frase de la semana:
"Todos deseamos mejorar el mundo, y todos podemos hacelo con solo empezar por nosotros mismos."
(anónimo)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...