ARTE TORREHERBEROS: RODIN Y EL MUSEO RODIN
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





lunes, 10 de mayo de 2010

RODIN Y EL MUSEO RODIN

Rodin. Las Puertas del Infierno. Museo Rodin.

El panorama escultórico europeo del siglo XIX no fue muy brillante, si se exceptúan algunos artistas muy determinados como Auguste Rodin. Dos factores pueden ser considerados como causas del retraso de la escultura en relación con la pintura:
-- Mayor control de las Academias sobre los escultores: la escultura se convierte en un arte formalista, carente de sentido por completo.
-- Las limitaciones inherentes a la propia escultura: no hay una evolución continua y se puede comprobar un cierto aislamiento histórico-evolutivo.
Hacemos, a continuación, una breve semblanza del panorama escultórico del XIX hasta la aparición de Auguste Rodin
La penetración de los ideales del Romanticismo en la escultura es menos intensa y durante las primera década perduran las formas estáticas neoclásicas (Gautier decía que el arte escultórico, por su raíz clásica, era el menos propicio para expresar la exaltación romántica). Se inicia a finales del primer cuarto del siglo XIX, hacia 1830. Supone una reacción contra la frialdad y quietud de las manifestaciones escultóricas neoclásicas: defiende una escultura más movida y apasionada. El modelado tiende a las superficies ásperas y a los gestos grandilocuentes. Se emplea una técnica más pictórica (efectos de claroscuro) y se pretende captar el movimiento y lo pasional, huyéndose de los contornos para que el color sea el protagonista.
FRANÇOIS RUDE (1784-1855) imprime a su escultura un marcado carácter nacionalista. Con posterioridad, tras sus obras románticas, evolucionó hacia el realismo. La obra manifiesto de todo el Romanticismo escultórico es el gigantesco relieve de La Marcha de los voluntarios de 1791 o La Marsellesa, en el Arco de Triunfo de la Estrella de París. En esta obra destaca la feliz combinación entre agitación dinámica (victoria alada que empuja la mirada hacia la izquierda) y contención (figuras verticales de los guerreros) le hacen una obra maestra. Se respira en el relieve el movimiento desbordante y la pasión por la libertad
Rude también hace el Monumento a Napoleón en Dijon, con el tema del Emperador despertándose en un roquedal para acceder a la inmortalidad.






F. Rude. La marsellesa. Arco del Triunfo de la Estrella. París. 1833-36.
Ricardo Bellver. Ángel caído. Parque del Retiro. Madrid. 1878.

En España la nómina de escultores románticas es muy corta. Podemos atribuir perfiles románticos a JOSÉ GRAGERA (1818-1897), autor de una Estatua a Mendizábal, hoy destruida. También podemos incluir a RICARDO BELLVER, autor del Ángel caído del Parque del Retiro de Madrid, obra llena de vitalidad y movimiento.

El Realismo en escultura centra su interés en la realidad circundante: la naturaleza sirve de inspiración al escultor, la cual debe reflejar de manera minuciosa y precisa. Los temas son de contenido social: tipos populares, mundo del trabajo, retratos..
JEAN BAPTISTE CARPEAUX (1827-1875) puede ser considerado como iniciador del Realismo. Este escultor francés rompe con el clasicismo academicista, resucitando un arte gracioso, basado en el Rococó francés. Se observa en sus bustos gran veracidad en las representaciones. Se preocupa por captar el movimiento Ej.: La Danza; La opera; El pescador de la caracola.
CONSTANTIN MEUNIER (1831-1905 ) es el mejor escultor del realismo social. Nació en Bélgica y fue el gran cantor del trabajo y del esfuerzo. Sus tipos humanos tienen una grandeza sorprendente. Prescinde de la anécdota inútil para valorar el volumen. Sustituye a los dioses y personajes antiguos por los proletarios anónimos, por los nuevos héroes trabajadores de la sociedad industrial, destacando la tensión miguelangelesca y la riqueza de planos que anticipan a Rodin. Obras suyas son el Cargador del muelle, el Forjador, El Pudelador...
En España, los escultores que, en el último tercio del siglo XX, son asimilables a la corriente naturalista son más abundantes: AGUSTÍN QUEROL, JERÓNIMO SUÑOL O JOSÉ LLIMONA pueden considerarse escultores realistas. 

C. Meunier. El pudelador. Bronce. 1884-88. Museo de Bellas Artes. Bruselas.

MARIANO BENLLIURE (1862-1947) es el escultor más destacado de finales de siglo, considerándosele puente entre esta corriente y las que se irán prodigando con el inicio de nuestra centuria. Practica un realismo casi impresionista, con un modelado grácil, pleno de incurvaciones y de anécdotas, destacando la gran calidad técnica, el detallismo, la expresividad y el movimiento. Hace muchos monumentos públicos, serenos y perfectos: Ej.: Monumento al General Martínez Campos en el Retiro, Mausoleo de Joselito en el cementerio de Sevilla; la Estatua de Goya (Museo del Prado) o el Busto de Antonio Maura.

El impresionismo fue un movimiento fundamentalmente pictórico, pero ejerció en las décadas finales del siglo una influencia profunda en la música, la literatura y la escultura. No parecía en principio la plástica escultórica procedimiento idóneo para traducir las vibraciones atmosféricas. Pero algunos maestros supieron introducir juegos lumínicos mediante una renovación de las técnicas; de entre ellos sobresalen Auguste Rodin, Aristide Maillol y Medardo Rosso.

ARISTIDE MAILLOL (1861-1944), francés, estuvo obsesionado por el tema de la mujer, en especial los desnudos femeninos, dentro de una pureza clásica, donde todo es estabilidad, belleza y armonía. Sus obras se caracterizan por el volumen y el realismo sencillo, le preocupa más la perfección que la originalidad. Obras suyas son Las tres gracias; Mediterráneo; La noche, Busto de Renoir...
MEDARDO ROSSO (1858-1928), italiano, es el escultor más impresionista hasta llegar a la desaparición de la forma, con masas llenas de trasparencias. Su material preferido es la cera, que por su ductilidad, favorece el rizado de la superficie. La multiplicación de las ondulaciones genera sutiles juegos de luz y sombra. Sus temas insisten en los gestos fugaces (igual que las bailarinas de Degas), ensayando la sonrisa de un niño o la expresión de sufrimiento e un rostro curtido, a veces con un modelado sin terminar. Obras suyas son Conversaciones en el jardín; Ecce puer, Bookmaker, El niño enfermo...

 

















A. Maillol. La noche. Bronce. 1902. Schlossplatz. Stuttgart
Medardo Rosso. Bookmaker. Bronce. 1894. MOMA. Nueva york.


AUGUSTO RODIN (1840-1917)

Rodin es el principal escultor europeo del siglo XIX, así como el punto de arranque de toda la escultura moderna, ya que rompe totalmente con el Neoclasicismo, abriendo el camino para la escultura del siglo XX. Su obra e influencia fueron extraordinarias, superando al Impresionismo, con toques simbolistas y expresionistas. Nació en París en humilde cuna y fracasó en el examen de ingreso en la Escuela de Bellas Artes, teniendo que ganarse la vida durante un tiempo como decorador. Visitó Bélgica e Italia, descubriendo el barroco flamenco y Rubens, y la terribilitá y la fuerza de Miguel Ángel, que transporta a sus obras. Rodin dedicó gran parte de su juventud a acumular conocimientos sobre anatomía, que en más de una oportunidad le valieron la envidia y el descontento de los escultores reconocidos como tales por la Academia de Bellas Artes de París. Este cierto rechazo puede explicarse por su vida errante en París, con sus tres talleres repletos de obras colosales, su apariencia barbuda de profeta panteísta, su relación tormentosa con la escultora Camille Claudel, que tras la ruptura, lleva a ésta a una depresión y al internamiento en una clínica mental, o las polémicas levantadas acerca de su arte.

Fotografía de Auguste Rodin

Su escultura está arraigada en las formas clásicas (Grecia, Donatello, Miguel Ángel...), formas que él las distorsiona para darles el hálito de vida y modernidad. Para Rodin, como para Leonardo, tuvo siempre gran importancia la forma. Acariciaba la belleza del cuerpo humano con un apasionamiento que a algunos pudo parecer grosería de sátiro, pero que, para los iniciados, es indicio de un amor intenso a la persona humana "per se". Su obra se considera como la transmisión de las técnicas impresionistas a la masa, al intentar captar lo accidental y transitorio, mediante un modelado rebosante de huellas de lo transitorio. También Valoró lo inacabado como parte esencial de la realidad, utilizando la técnica del "non-finito" aprendida de Miguel Ángel. Afirmaba que no hay lugar para el acabado pues la imaginación del espectador deberá completar la obra. Esto se puede apreciar en la Estatua de Balzac (1897), o en Los Burgueses de Calais (1884-1885). La primera es la obra que más justifica la consideración de escultura impresionista; fue rechazada por la oficialidad francesa, y demuestra, por parte de su autor, la voluntad plástica de mantenerse fuera de los moldes tradicionales. La segunda obra fue encargada por el Ayuntamiento de Calais para hacer un monmento conmemorativo en recuerdo a los seis ciudadanos de Calais que dieron su vida en la Guerra de los Cien años. Se compone de seis figuras de tamaño natural en bronce que giran o caminan en movimiento rotatorio. En la obra el deterioro de las anatomías anuncia las vigorosas deformaciones del Expresionismo. La expresividad es una de las características más destacables de Rodin, sentimientos de angustia, orgullo, dolor, en fin, diferentes expresiones según la cara de la figura de la que estemos hablando. Según el punto de vista, tendremos una sensación diferente de la figura.  El monumento se inauguró diez años después, tras años de discusiones, ya que la municipalidad local no lo juzgaba digno de esa ciudad. Hoy hay varias copias repartidas por varias ciudades del mundo.
Para Rodin el artista no debía ser un esclavo del modelo, al contrario: era el artista el que escogía, con su propio ojo y sensibilidad, el objeto a representar y por medio de su imaginación era capaz de modificarlo para crear así una imagen totalmente nueva a los ojos del mundo. Es por esto que, en una mirada anatómicamente estricta, podría decirse que las figuras que construye carecen de una lógica en cuanto a las proporciones, pues las proporciones son dadas por las exigencias del sentimiento que se ha querido plasmar y no por reglas biológicas. Rodin había estudiado la anatomía no para ser dominado por ella, sino para usar el cuerpo humano como una herramienta de expresión de la psicología y los sentimientos humanos.

Rodin. Los burgueses de Calais. Bronce. 1884-85. Calais.

En el aspecto técnico aplicó un poderoso modelado de superficies rugosas, así como multiplicó los planos para conseguir efectos de luz y claroscuros. Esto se puede apreciar en El Pensador. El proceso por el cual están hechas sus esculturas es el vaciado, y aunque en la actualidad conocemos estas piezas trabajadas en bronce, en su época Rodin elaboraba estas piezas en yeso: vaciaba el yeso, material usado como borrador y desechado por los escultores, como una manera de criticar al circuito del arte y a la escultura en mármol (blanco igual que el yeso, pero infinitamente más costoso), reconocida como la única oficial. Su mensaje era claro: la imagen es superior al material con el que está construido.
Por otro lado, las formas vivas que emanan del materia rechazan el punto de vista único y el espectador estático. Se trata de abrir la forma al espacio: la estatua explota y se liberan las masas contenidas. Más que la perfección formal o la belleza, lo que pretendía plasmar era la vida, la fuerza interior y la verdad interna; y para él la vida era la fuerza, la tensión, el movimiento y la acción.

Rodin. El Pensador. Bronce. 1880. Museo Rodin. París.

El gobierno francés le encargó Las Puertas del Infierno (1880-1917), la obra que sería su gran sueño, que se compondrían de 186 estatuas, inspirándose Rodin en La "Divina Comedia" de Dante. Tendría que ponerse este monumental grupo escultórico (seis metros de alto, cuatro de ancho y uno de profundo) en la entrada del nuevo Museo de Arte Decorativas. Luego el gobierno retiró el proyecto y no hizo el museo, pero Rodin siguió trabajando toda su vida algunas de esas piezas del conjunto, como Eva, Las tres sombras del ático, Hugolino o El Pensador, donde se aprecia que para él el arte es todo, la belleza y la fealdad (incluso lo feo y repugnante, cosa que escandalizó en su época), esculpiendo sin idealizar, tanto a jóvenes atletas como a viejos decrépitos. Las Puertas del Infierno son, en definitiva, una reflexión sobre la condición humana, con sus luces y sombras. Distinguimos toques de romanticismo y simbolismo en la temática de la obra y un enfoque más realista si tenemos en cuenta los efectos de la luz. Hoy, gran parte de estas obras están reunidas en el Museo Rodin de París.
El Pensador (1880) es la más célebre escultura de Rodin. La obra presenta el gusto de Rodin por lo no acabado, mezcla de realismo y romanticismo. Representa a un hombre sentado sobre una roca y apayada la cabeza en un puño, imperturbable, sumio en la profundidad de sus reflexiones, librando una dura batalla interna. Rodin expresa esta fuerza, de una potencia retenida, a través de la constitución muscular de su trabajo. La importancia que el artista otorga a la luz y la técnica del modelado es impresionista; sin embargo, el vigor con que Rodin manifiesta las formas, el trabajo de la materia y la naturaleza de su textura dejan entrever rasgos marcadamente expresionistas.  Las Tres Sombras (1880) se encontrarían en la parte superior de las puertas del infierno. Se trata de tres figuras que en realidad son la misma, pero expuestas en diferentes ángulos alrededor de un punto concreto. El beso (1886) también estaba representada en Las Puertas del Infierno. Es importante el movimiento de la obra, el entrelazamiento de los dos cuerpos, los diferentes ángulos y puntos de vista que nos ofrecen nuevos detalles, más información sobre la obra (por un lado parece que se besan, por el otro no).


Rodin. Las tres sombras. Bronce. 1880. Museo Rodin. París.
Rodin. El beso. 1886. Museo Rodin. París.

A pesar del rechazo que tuvieron sus obras en el público francés, que se mofaban continuamente de ellas, su obra El beso (1886) fue muy bien acogida, y suponía la apoteosis de la belleza y del movimiento, con la multiplicación de los planos y la suave ondulación de la superficie. Esta obra significó el cambio en su temática, ya que sin abandonar las formas onduladas, su estilo deriva en plena madurez hacia formas simbólicas, como La Catedral (1910), en mármol, reducida a dos manos en posición orante, o La mano de Dios, en la que de una nube de mármol brota un cuerpo humano. A partir de 1900, año en qu se celebró una exposición con 168 obras suyas, la gloria de Rodin llegó a su cenit. Otras obras suyas son La Edad de bronce o Torso.























Rodin. Estatua de Balzac. Bronce. 1897.
Rodin. La catedral.  Mármol. 1910.

En definitiva, las esculturas de Rodin buscaban la esencia misma del ser, por ello se deformaban y se hacían abstractas, siendo el punto de partida del lenguaje escultórico del siglo XX.


MUSEO RODIN

El edificio principal del actual Museo Rodin lo constituye el Hotel Biron de París, en el distrito VII de la ciudad. Al pie de la Cúpula de los Inválidos, está una mansión como un castillo en medio de un parque de tres hectáreas de terreno. Fue construida por los arquitectos rococós Jacques Gabriel y Jean Aubert entre 1728 y 1731, por encargo de Abraham Peyrene de Moras, siendo una verdadera obra maestra de la arquitectura rococó, con sus bellas y refinadas fachadas. En 1753 la propiedad fue vendida al mariscal de Biron (de ahí su nombre), quien remodeló el parque y lo transformó en uno de los más bellos de París. Luego tuvo varios destinos, como recinto ferial, consulado, sede de la delegación papal, embajada de Rusia o colegio de niñas internas, hasta que en 1905 parecía sólo un cascarón vacio rodeado de un bello jardín abandonado.

Jacques Gabriel y Jean Aubert. Museo Rodin Paris (Hotel Biron). 1728-1731.

Ese año, el Estado francés se hizo con la propiedad y su intención era demolerlo para hacer viviendas. Fue entonces cuando Rodin alquiló la planta baja y empezó a decorar sus paredes, llenar el jardín con sus esculturas y lo convirtió en su estudio. Allí vivieron algunos de sus amigos, como el poeta alemán Rilke. En 1909, Rodin, en lo más alto de su fama, comenzó a agitar para que el Hôtel Biron  se convirtiera en un museo de su trabajo. Sólo en 1916, y gracias a tres donaciones sucesivas, Rodin deposita en el Estado (quién acepta la propuesta) la totalidad de sus colecciones, sus archivos personales y, sobre todo, el conjunto de su obra, esculturas y dibujos, junto a los derechos de reproducción. Rodin, fascinado por la belleza y el salvajismo del parque, murió en 1917 y no pudo ver realizado su sueño.
El Museo Rodin consta de dos edificios y un jardín donde se alberga la obra de este espléndido escultor francés. Es una fórmula perfecta que aúna arte arquitectónico, escultórico y natural, porque, en sus jardines, toma protagonismo no sólo la obra del artista, sino su riqueza vegetal y su disposición.  Las muestras comprenden, además de las obras citadas de Rodin, su muy importante colección personal, en particular sus estatuas antiguas y fotografías. Una sala, a su vez, está consagrada a su amante, la escultura Camille Claudel.
El Museo se abrió al público en agosto de 1919. Actualmente podemos apreciar mármoles, bronces, yesos, ceras, terracotas, cerámicas, pinturas, diseños y obras del escultor francés, además de obras de otros artistas como Monet, Renoir y Van Gogh, provenientes de su colección particular.

Vista de los jardines del Museo Rodin.

Este museo posee alrededor de seis mil siscientas esculturas. Toda la colección se conservan entre el Museo de París y Meudon, localidad donde se encuentra la Casa-Museo Rodin, un palacete estilo Luis XIII que sirvió al artista y a Rose Beuret de residencia en los últimos años del siglo XIX, concretamente la Villa de los Brillantes de Medoum. Este edificio ha sufrido muchas reformas desde su creación y se abrió al público en 1948, como complemento necesario para albergar el resto de la obra de Rodin que no cabía en el de París. Aquí se pueden contemplar obras de otros artistas como Zoluaga, Roll o Carrière. Desde la creación del Musée Rodin, se decidió presentar en París las esculturas acabadas, mármoles y bronces, mientras que los yesos que representan la juventud de su obra permanecen en Meudon.
El visitante del Hotel Biron puede estudiar, en un juego constante y recurrente entre las salas y el jardín, las grandes obras del artista: sus mármoles y bronces que comprenden la donación de 1916; otras  han sido incorporadas a partir de donaciones y adquisiciones, las fuentes realizadas por el museo (La Puerta del Infierno, Hgolino, etc.), en suma, depósitos y atribuciones de obras que pertenecían al Estado y han sido reunidas en el Musée Rodin en 1919 o más tarde: como en el caso de dos de las obras más celebres del museo: El Beso y El Pensador.

Museo Rodin con la estatua Hugolino delante.

Actualmente, es uno de los museos mas famosos de París y recibe aproximadamente 500.000 visitas al año, lo que le sitúan en el cuarto museo más visitado de París, tras el Louvre, Versalles y Orsay. Se levanta como una majestuosa mansión rodeada de jardines con fuentes, senderos, bancos de piedra, cerezos, manzanos y dos mil rosales, jardín en el que se levantan famosas esculturas: El pensador, Los burgueses de Calais, Balzac, Las tres sombras y Puerta del Infierno.

Álgunos datos útiles.

Dirección: Rue d2 Varenne, 77 - 75007. VII distrito de París. Tf: (+33) 02 44 18 61 10.
Accesos:  Metro, línea 13: Varenne, Invalides o Saint-François-Xavier.
                 R.E.R., línea C: Invalides
                 Autobús: 69, 82, 87, 92.
                Aparcamiento: Boulevard des Invalides.
Apertura: Todos los días, excepto los lunes.
Horario:  Verano: 9,30 a 17, 45 (última entrada a las 17,15). Los jardines cierran a las 18,45.
                 Invierno: 9,30 a 16,45 (última entrada a las 17h). Los jardines cierran a las 16,15.
Tarifas: Normal, 6 euros; jardin, 1 euro; Familiar, 10 euros; Jóvenes UE, 5 euros.
Web : http://www.musee-rodin.fr/

Terminamos con dos videos ilustrativos, uno de Artehistoria sobre el escultor Rodin, y el otro sobre el Museo Rodin de París.



14 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Estoy de acuerdo en que se trata del mas importante escultor del siglo XIX, sin duda, monsieur.
Que hermoso describe usted el modo en que "acariciaba la belleza del cuerpo humano!"
Lo que me parece asombroso es que el publico al principio se mofaba de sus obras. Me parece increible! Menos mal que finalmente apreciaron El beso.

El museo, desde luego, me resulta de lo mas familiar :)

Esta usted en todo, dando la direccion, horario, tarifas y hasta videos ilustrativos. A ver quien es capaz de hacerlo mas completo.

Feliz comienzo de semana, monsieur

Bisous

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Interesantìsima entrada amigo Paco, estas esculturas emanan una gran fuerza, què decir de la maravillosa "El Angel caìdo" del Parque del Retiro, una estatua que uno no puede dejar de ignorar cuando pasas por esa plazuela al interno del parque, ademàs creo por lo que tengo entendido que es la ùnica estatua dedicada al diablo que existe en el mundo (al menos a nivel pùblico)...

Rodin, un genio, hace algunos anos pude contemplar una exposiciòn sobre su obra en Salamanca que me dejò con un gran sabor de boca, entre las obras un pequeno "El pensador" versiòn del de el museo Rodin...

Un saludo.

Juan Andrés Riquelme dijo...

Es un blog muy completo y trabajado para el alumnado y para desempeñar la labor docente de la asignatura de arte. Un saludo.

Cayetano dijo...

Excelente entrada, amena e ilustrativa, sobre ese gran escultor, Auguste Rodin, que sobresale con notable diferencia entre el resto de los escultores de su tiempo. Yo me quedo con las dos esculturas más conocidas tal vez: "El Pensador" y "El beso".
Saludos.

Akael dijo...

Impresionante entrada y el trabajo que te has tomado para compartirlo con nosotros.
Rodin, uno de los más grandes, siempre me ha fascinado y pensaba que sabía mucho de él. Ahora, después de leer y releer tu entrada veo que aún era una ignorante.
Tengo que volverla a leer y ver los videos.

Saludos

FRANK RUFFINO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
FRANK RUFFINO dijo...

Tocayo:

No hay más que agregar a lo dicho por Akael. Con este post sale uno un poco experto en el tema de Rodin. Un gusto. Felicitaciones por tan bien aprovechado espacio!

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

P.D. En mi familia me llaman Paco, Paquito. Mi padre es tomellosero y mi madre tenerifeña. Siempre es un agrado para mí encontrar paisanos.

Gabriela Maiorano dijo...

Hola Paco!! Maravilloso post amigo. Me encanta Rodin. El Pensador me parece una obra increíble. El museo es uno de mis sueños, me encantaría conocerlo.
Besosss

calamanda dijo...

Rodin es mi favorito. El artista decía que la
belleza estaba por todos lados y que no desaparece de nuestra vista, sino que nuestra
vista no percibe su presencia. El artista amante de la mujer hizo de ella su principal tema de
observación y que tanto admiró como parte integrante de la naturaleza.
Sobre la mujer decía:
"...Hay momentos en los que se asemeja a una flor, la flexión del torso imita al tallo...En
otros instantes se asemeja a una fina liana...".

Estupenda entrada.
Saludos.

Isabel Romana dijo...

No he visitado nunca el Museo Rodin, pero debe ser fascinante. Hace unos años se expuso en Valencia parte de su obra y realmente tiene una fuerza tremenda. Lo apunto en la lista de museos imprescindibles de ver. Saludos cordiales.

CarmenBéjar dijo...

Hace unos cuantos años tuve la inmensa suerte de pode radmirar la sobras de Rodin sin moverme de la provincia. Una muestra importante fue traída a Salamanca durante su capitalidad europea de la cultura y he de decir que me sorpendieron muy vivamente, tanto por su expresividad como por su dominio de los distintos materiales.

Con respecto al Museo, lo tendré en cuenta para cuando me decida a escaparme fuera de las fronteras españolas.

Un abrazo

FLORESTEBANEZ dijo...

Hola Paco: Me encanta tu blog, te pongo en mis recomendados.
Un saludo

Rosa Maria dijo...

M A R A V I L H O S O!

Rodin é um mestre eterno!

Arte forte, Arte poderosa!

Adorei :)
Um beijo pra você, Paco :*

Anónimo dijo...

en donde puedo adquirir una replica de las obras de rodin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...