ARTE TORREHERBEROS: LA REVOLUCIÓN URBANA DEL SIGLO XIX
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





jueves, 28 de abril de 2011

LA REVOLUCIÓN URBANA DEL SIGLO XIX


La Revolución Industrial provoca profundos cambios en las ciudades, especialmente en las fabriles. El crecimiento demográfico y la concentración de grandes masas de población las convierten rápidamente en macrociudades. No hubo, sin embargo, buenas respuestas urbanísticas, prevaleciendo en el trazado de las ciudades razones puramente especulativas: el utilitarismo y razones de producción.  
La arquitectura del siglo XIX encuentra un estímulo y también, en ocasiones, un freno en el desarrollo de las ciudades que se opera como consecuencia de una serie notable de transformaciones históricas. El primer fenómeno a considerar es el aumento general de la población que se debió a la disminución de la mortalidad y a la incremento  productivo. Otra realidad a considerar es que las ciudades industriales tienden a acaparar la mayor parte de esa población, absorbiendo abundante mano de obra procedente de las zonas rurales. La organización del trabajo obliga a la concentración de abundantes familias en unos puntos determinados mientras que otras zonas quedan despobladas o semidesiertas.
El paisaje rural y urbano se transforma radicalmente, planteándose por primera vez la necesidad de construir rápidamente nuevas viviendas en gran escala y con un precio reducido. Los nuevos conglomerados urbanos, de un modo más o menos espontáneo, se van definiendo por algunas notas diferneciales: se produce una separación funcional y formal entre los barrios burgueses, amplios y llimpios, y las zonas obreras, miserables y hacinados; cada vez es más importante las vías de comunicación interna, pues ya no interesa tanto el edificio como la calle, en función del tráfico, fundamentalmente; también es necesario tener en cuenta las zonas verdes y la concentración de fábricas
La ciudad del siglo XIX es, por tanto, una expresión fiel de la estructura social, y por eso la historia del urbanismo de este período va a reflejar la aspiración de los trabajadores a una vida más digna, así como el deseo, en las clases dominantes, de mantener intactos todos sus privilegios. Al primer anhelo responden, con mayor omenor aproximación, casti todas las propuestas utópicas, que se quedaron en nada, sólo intenciones; al segundo, en cambio, se vunculan las grandes realizaciones urbanas del siglo.

Por tanto, la ciudad preindustrial experimenta un proceso de degradación que la convierte en un espacio inservible, que hay que renovar. Como respuesta al hacinamiento y degradación urbana surgen las quejas de reformadores sociales e higienistas que llaman la atención sobre los problemas de las clases más humildes. Ya en la segunda mitad del XIX los gobiernos actúan en la ciudad directamente, mediante la construcción de obras públicas, el derribo de las murallas que estrangulaba el crecimiento de las ciudades, el establecimiento de normas higiénicas mínimas e incluso con la expropiación forzosa de edificios y de suelo urbanizable, o indirectamente, favoreciendo la realización de Planes y de Ensanches, que agrandan las avenidas y grandes vías de comunicación y derriban las murallas. El Plan de Nueva York de 1811 se diseña con una cuadrícula de 12 avenidas, orientadas de norte a sur, rectas, de casi 20 km. de largo y 15 calles que la cortan de este a oeste, de casi 5 km., cruzándose con un espacio vacío, una plaza. La sencillez, racionalidad y sentido de la previsión de este plan le convierten en modelo de plano ortogonal para los ensanches de muchas ciudades en Europa.

Viena en 1858

La ciudad se dividió en dos zonas claramente diferenciadas:
-- Los barrios obreros, situados en torno a las factorías y configurados por viviendas aglomeradas, carentes de las mínimas condiciones de habitabilidad y de higiene.
-- Las zonas residenciales de la burguesía acomodada con grandes avenidas y espacios verdes.
A ello se añade la necesidad de adecuar la ciudad a los nuevos medios de transporte.

Concepciones utópicas

Se quiere crear nuevas ciudades en consonancia con el desarrollo y industrial y con mejores condiciones de vida para los obreros.
-- Tuvieron un valor más testimonial que técnico: los proyectos no eran viables porque se basaban en la construcción de ciudades de nueva planta, olvidándose de los viejos núcleos urbanos en donde vivía mucha población y que no podían ser demolidos. 
-- Si influirán, indirectamente, en los proyectos de ensanche de las viejas ciudades.
-- Antecedente: C. NICOLÁS LEDOUX;  ROBERT OWEN (1771-1858); CHARLES FOURIER (1772-1837). Ej.: Falansterios; JEAN BAPTISTE GODIN (1817-1889). Ej.: Familisterios: renuncia a la vida en común. 

        Proyecto de Falansterio de Charles Fourier

Las grandes transformaciones urbanas

Después de la Revolución de 1848 se hace evidente la necesidad de acometer reformas en las viejas ciudades europeas. Por una parte progresan las técnicas, permietiendo desarrollar trabajos urbanos en gran escala; de otro lado se ha hecho evidente la presencia en la escena política del proletariado que amenaza desde dentro la seguridad de la ciudad misma. Las grandes obras emprendidas en la segunda mitad del siglo XIX tienden a evidenciar el desarrollo de las nuevas técnicas y a conjurar el peligro de la multitud proletaria. La solución más aceptada fue el trazado en cuadrícula, tanto por motivos económicos, especulación del terreno, como por motivos socio-politicos, mejor ordenación de la población.
El primer gran proyecto de transformación y ampliación urbana es el de París. La población de la ciudad había aumentado de modo desmesurado ( de 0,5 mill. en 1800 a 1,5 mill. en 1861), y esa era una razón objetiva y suficiente para planificar un crecimiento ordenado. Aunque había habido proyectos anteriores, las grandes obras vienen después del golpe de estado de Napoleón III quién, con amplios poderes, decide cambiar el aspecto de la capital. El Barón Georges-Eugéne Haussmann (1809-1891), prefecto del Sena, lleva a cabo la reforma del centro de la ciudad entre 1853 y 1870, siendo J. Ch. Alphand el responsable de los paseos y jardines (se plantaron en esos años 100.000 árboles).  El deseo del emperador era crear calles rectilíneas y amplias avenidas arboladas que solucionasen el tráfico, así como grandes parques y plazas con jardines (al estilo de Londres).
Se lleva a cabo un trazado en cuadrícula: para facilitar el tráfico, para sofocar rápidamente cualquier lucha callejera de tipo revolucionario, para facilitar los desfiles militares, para evitar los focos de epidemias y crear amplias zonas de paseo (los bulevares, etc.). Se realizaron grandes bulevares con paseos en el centro: principal contribución al urbanismo. Surge, por tanto, una nueva ciudad de grandes avenidas que atraviesan el antiguo casco medieval permitiendo una comunicación fácil y solemne entre los puntos neurálgicos de la ciudad, y entre éstos y las vías de comunicación exterior (ferrocarriles y carreteras).  Haussman trazó 165 kilómetros de nuevas calles; las filas de árboles que flanquean las calles enmascaran las fachadas y dejan libre un espacio central móvil y cambiante. Con las demoliciones, el barón consigue despalazar hacia las afueras a las clases trabajadoras, que antes vivían en el centro. 

 Plano de las nuevas calles y avenidas trazadas por Haussmann

Mucha gente critica la obra de Haussmann por lo que supone de destrucción de la ciudad medieval y el derribo de manzanas enteras de casas, aunque  sin demoler los edificios notables; otros la alaban porque mantuvo la visión barroca de las grandes perspectivas. Influyó decisivamente en las ampliaciones de otras ciudades como Florencia, Viena, Bruselas, etc. 

El ejemplo de Napoleón III estimula a otros gobernantes europeos y es así como se realizan otras reformas y ampliaciones de capitales europeas. Entre 1867 y 1871 se remodeló Bruselas; en 1857 se demolieron las antiguas murallas de Viena y se construye una gran calle anular (Ringstrasse) en torno ala cual se disponen solemnes edificios oficiales y otras construcciones; Florencia se amplía conservando inalterable el viejo centro histórico; en Londres, John Bazalguette realiza entre 1848 y 1865 un nuevo sistema de colectores a través del Támesis y se empieza a construir la red ferroviaria metropolitana.

 Ringstrasse de Viena

En España, las iniciativas urbanísticas siguen la misma marcha que en los otros países occidentales. En Madrid se formula un proyecto de ensanche para la capital. El trabajo se encarga al ingeniero Carlos María de Castro, empezándose la ejecución en 1860. En el proyecto de Castro, las calles se trazan en cuadrículas, previéndose numerosos jardines privados y zonas públicas;  a diferencia de las transformaciones de París, el viejo centro histórico permanecía intacto y el ensanche se centró en la zona del Barrio de Salamanca y la Castellana.
En Barcelona se sigue el plan de Ildefonso Cerdá (1816-1876), realizado en 1859. Estuvo guiado por las ideas del movimiento y comunicabilidad, trazando amplias diagonales. Se trataría de manzanas de casas cuadradas achaflanadas en las esquinas, de trazado ortogonal. Cada manzana está ocupada por dos edificios que dejan entre sí espacio para jardines, y no cierra el cuadrado por los lados. Por otra parte la estructura cuadriculada se rompe por líneas oblicuas que son grandes ejes viarios. Lo más importante del proyecto de Cerdá radica en la manera de enlazar la ciudad vieja y la nueva, y en las previsiones para las grandes arterias ciudadanas. Cerdá es uno de los priemros urbanistas del mundo: su obra "Teoría general de la urbanización" (1867) le sitúa entre los pioneros de esta moderna disciplina.


Mapa con el ensanche de Barcelona y Foto de la Diagonal de Barcelona

Algo semejante se realiza en San Sebastián, Bilbao y otras ciudades españolas. 

Pero también surgen nuevos proyectos novedosos en Europa.

 

Proyecto de Ciudad-Lineal en Madrid

Arturo Soria (1844-1920), pretende conciliar las ventajas de la vida en el campo (abundantes espacios verdes) con las de una gran ciudad. Su proyecto se basa en el trazado de una gran vía de circulación de más de 5 kilómetros, bordeada por una estrecha banda urbanizada, y cuyo crecimiento fuese sólo longitudinal. Detrás sólo había campo. Daba especial importancia a los transportes colectivos, ya que el individual estaba poco desarrollado. La mayor ventaja era el aprovechamiento de las vías naturales de comunicación, caminos, costas, ríos y, sobre todo, que el carácter lineal impedía la expansión transversal.
Se puso en práctica en 1882 en Madrid y en 1894 se empezó la construcción de un fragmento en las afueras de Madrid, entre la carretera de Aragón y el Pinar de Chamartín, pero no se finalizó y se desvirtuó poco a poco, ya que la solución era válida para un número limitado de habitantes.


Plano y perfil del Proyecto de Ciudad Lineal de Madrid

Proyecto de ciudad-jardín.

Howard publicó en 1898 un libro titulado "Tomorrow" donde exponía sus ideas sobre un nuevo tipo de ciudad planificada, que fue llevada a cabo en su ciudad Letchworth. Su objetivo era construir pequeñas ciudades, rodeadas de terrenos para cultivo, enlazadas entre sí por rápidas vías de comunicación. El objetivo pues era salvar la ciudad y el campo simultáneamente. Tenían que ser de pequeño tamaño (no más de 3.000 personas) y autosuficientes, lo cual les daba una fuerte identidad. Basaba su proyecto en la defensa dé la propiedad colectiva del suelo como medio de evitar la especulación y el crecimiento exagerado de las ciudades. Ninguna calle de excesivo tráfico cruza la ciudad. Las vías de gran densidad de tráfico así como el ferrocarril están fuera y comunican las diversas ciudades jardín, y éstas con la central o vieja ciudad. La idea, asombrosamente sencilla y eficaz,  fue pronto olvidada por los movimientos racionalistas del siglo XX.
Proyecto de Ciudad Jardín

Proyecto de ciudad industrial.

Tony Garnier (1869-1948) publica en 1917 un proyecto de ciudad industrial. Divide la ciudad según sus funciones: trabajo, residencia, zonas de recreo, vías de transporte, etc. La zona industrial se colocaba en el exterior y el núcleo de la ciudad era donde se situaban los edificios públicos, hospitales, bibliotecas, etc. Fue planificada en forma lineal para permitir su expansión. Anticipa el urbanismo racionalista del siglo XX: casas sobre pilares, terrazas-jardín, ordenación rectangular, etc. 
Proyecto de ciudad industrial

Proyecto de ciudad futurista.

Antonio de Sant´Elia (1888-1916) imagina el mundo moderno a base de torres de cristal e interconexiones del transporte a distintos niveles. Sus planes nunca llegaron a materializarse, pero influirá decisivamente en los arquitectos y urbanistas del siglo XX. 

Proyecto de ciudad futurista de Sant´Elia


Terminamos con dos videos, uno en francés de las reformas parisinas, acometidas por el Barón Haussmann, y otro sobre el ensanche de Barcelona de Cerdá:






Bibliografía:

-- Benévolo: "Historia de la arquitectura moderna". Gustavo Gili. Barcelona, 1984.
-- Chueca Goitia, F.: "Breve historia del urbanismo". Alianza Editorial. Madrid, 1968.
-- Villar Movellán, A.: "Arte contemporáneo I". Historia 16. Col. Conocer el arte, 9. Madrid. 1996.
-- Wikipedia.

12 comentarios:

Katy dijo...

Es otro arte, novedoso para su tiempo pero pienso que ha sido un error cargarse tantos edificios antiguos.
Pero la vida continua, surgen nuevos problemas y hay que buscar nuevas soluciones. Y ahora estamos ya en una etapa nuevamente crucial para el ciudadano, contaminación, circulación de coches y destrucción de espacios verdes...
Hay diseños muy futuristas que no se si darán respuesta a estas nuevas inquietudes ecologistas.
Un post sumamente didáctico y útil incluso para los que no nos sentamos en pupitres.
Un abrazo

Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada Don Paco. Aunque creo que se deberian haber dejado murallas y otros edificios que por su interes tenian que salvarse.
Y es que el progreso no significa creo yo, en destruir para luego construir algo peor aunque esa no fuera la idea. A veces ha sido así.
Un saludo cordial.

L. Atienza dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me aprece muy original. Yo tengo un blog de arte así que nos vamos viendo! Un saludo.

Julia dijo...

Joooooooo me ha EN CAN TA DO este post, me chifla ver los proyectos urbanos, ver cómo y por qué surgen barrios, avenidas y parques, cómo evolucionan las ciudades. Respecto a la destrucción de espacios, es triste a veces pero inevitable, todas las civilizaciones se han construído sobre restos de otras. Pero hay cada plan urbanístico por ahí... en mi ciudad mismamente.
Bueno Paco, que he disfrutado leyéntote hoy.
Un abrazo fuerte

La Dame Masquée dijo...

Es increible cómo cambió la faz de las ciudades a lo largo del siglo XIX. Y es que los cambios fueron impresionantes: que una ciudad como París triplicara el numero de habitantes en poco más de 50 años, no tuvo que ser fácil de asumir. Los esfuerzos urbanísticos tuvieron que ser titánicos.

Feliz fin de semana, monsieur

Bisous

Cayetano dijo...

Toda una estupenda lección de urbanismo, aplicable no sólo al mundo del arte sino especialmente al de la geografía urbana, con los proyectos utópicos e higienistas del siglo XIX y principios del XX. Muchos de ellos se tuvieron que enfrentar a la pura y dura realidad como la presión constructora y la especulación del suelo, quedando en meros proyectos ideales.
Un saludo.

Francisco Espada dijo...

Todas las grandes ciudades han visto en su caserío grandes transformaciones urbanas que le dan la grandiosidad del presente, una piqueta seguramente protestada, especialmente por los afectados, pero imprescindible para entrar en la modernidad.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

He estado unos días fuera y me he encontrado varios artículos publicados que ahora leo.
Como supongo que Janira Aguilar, como buena alumna leerá este blog, decirle que he leído su artículo sobre Velázquez y el cuadro de Las Lanzas, que la felicito y le doy las gracias por enseñarme algo que no sabía: desconocía que la modelo de la Venus del espejo fuese su propia esposa Juana.
Sobre el urbanismo, sin ser un experto, sino sólo un observador, La Baixa de Lisboa, que se abre desde la plaza del Comercio hasta la del Rosio, también es una cuadrícula, anterior a todas las citadas, construida en tiempos del “ilustrado” Marqués de Pombal tras el terremoto de Lisboa a mitad del siglo XVIII. Como sucede ahora, sin una desgracia que obligue a una reconstrucción, la demolición de grandes zonas urbanas para nuevos proyectos siempre resulta más lenta y polémica. Un saludo, Paco.

Manuel dijo...

Hola Paco:

Las ciudades evolucionan como todo lo humano

El 1667-1668 (el año no esta claro aunque se toma el primero por regla general) Diego de Losada fundó Santiago de León de Caracas. 8 manzanas que se extendieron a 24 y que se consideran el casco central o histórico. Hoy tiene algo más de 3 millones de habitantes.

Hay una ciudad jardín en Venezuela: Maracay. No sé si es por publicidad.
La ciudad más planificada en Venezuela es Ciudad Guayana, al sur del país que se desarrollo a la par de las minas de hierro y de la siderúrgica.

Saludos

Balovega dijo...

Buenas noches..

Paso solamente para darte las gracias por tus bellas palabras en casa.. Hoy por falta de tiempo el mensaje que te dejo es igual al de todos los amigos, espero que no te moleste, ya que mañana no estaré en todo el día y no podré leeros a todos..

Te dejo un presente japones..

Frescor matinal
De la campana se aleja
El tañido de la campana.

Miles de gracias y besotes de buen fin de semana y felices sueños… cuídense.

Javier Peralta Medina dijo...

He leído tu entrada a ratos, pero se ve el concepto de una ciudad hecha para disfrutarla. Un concepto grandioso, por ejemplo, es el de Brasilia. Una compleja ciudad que no has nombrado, pero que te invito a que realices una entrada sobre algo hecho de la nada y en medio de la salva fue a ser la capital de Brasil, una ciudad del futuro, y un concepto diferente.
Saludos¡¡

Nela dijo...

HOla, paso a decirte que hoy eres el blog que recomiendo visitar, en mi post. Puedes verlo en
http://laporteriadenela.blogspot.com/2011/04/boda-real-o-carreras-de-caballos.html
Besos
Nela

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...