ARTE TORREHERBEROS: CINE Y ARTISTAS DEL SIGLO XX (y 2)
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





miércoles, 9 de junio de 2010

CINE Y ARTISTAS DEL SIGLO XX (y 2)



Continuamos en esta entrada con el estudio de películas dedicadas a los grandes artistas, pintores y arquitectos, del siglo XX. En esta ocasión nos centraremos en los creadores de la segunda mitad del siglo, tras la 2ª Guerra Mundial, así como el cine sobre la incidencia de la Guerra Civil en el patrimonio artístico. Es posible que se escape alguna película; en ese caso, rogaría que me lo hiciesen llegar.

Empezamos con las películas que abordan la problemática de la Guerra Civil Española en el mundo del arte. En 1998 Antonio Mercero dirigió una curiosa e interesante película titulada "La hora de los valientes", interpretada por Gabino Diego, Leonor Watling y Adriana Ozores. Inspirándose en un episodio real, el traslado de los fondos del Museo del Prado a Valencia, que siguieron los pasos del Gobierno de la República durante la Guerra Civil, la  película de Antonio Mercero constituye una fábula sociopolítica en torno a un celador que consagra su vida, como un mártir laico, a proteger un autorretrato de Goya, olvidado entre las prisas y el nerviosismo de los bombardeos.
El relato se extiende a lo largo de toda la contienda, hasta la entrada de las tropas de Franco en Madrid, centrado sobre la peripecia individual del protagonista -un anarquista ingenuo, devoto de la genialidad del pintor y enamorado de una mujer sin familia a la que acoge en el seno de una pensión- y salpicado de una cotidianidad bélica de corte voluntariosamente neorrealista, en la que cabe todo un repertorio de eficaces lugares comunes, como la omnipresencia radiofónica, el ritual de la limpieza de lentejas o el chascarrillo castizo. No deja de ser curioso que la conservación del cuadro en cuestión, el desencadenante de la trama, adquiera tintes de veneración mística, casi fanática, que bien podrían haberse trasladado simétricamente al bando contrario, como llega a insinuar la propia película, premeditada o inconscientemente, a propósito de algún valioso Sagrado Corazón o cualquier otra reliquia religiosa.



"Las cajas españolas" es una película documental realizada por Alberto Porlán en 2004. Durante la Guerra Civil Española, el gobierno republicano creó la Junta de Defensa del Tesoro Artístico, con el objetivo de preservar las obras del Museo del Prado y evitar que fueran destruidas en el transcurso de la contienda. La película reconstruye las vicisitudes y el recorrido de esas obras de arte, desde que fueron embaladas en un total de 1.868 cajas hasta su llegada a Ginebra. Allí se creó un Comité Internacional para el Salvamento del Tesoro Español, y se custodiaron las cajas hasta su regreso al museo, el 9 de septiembre de 1939. En la películas se combinan las imágenes reales con las de ficción, pero al ser estas últimas unas recreaciones estupendas rodadas en blanco y negro y con la misma luz y efectos de grises, en muchas ocasiones no se diferencia las imagenes documentales de las recreadas. En cuanto al documental, escrito y dirigido por Alberto Porlan, aporta un detallado recorrido cronológico, histórico y geográfico por las aventuras y desventuras de parte de nuestro patrimonio; parte, porque una de las cosas que se debería de reprochar a Porlan, es su continua sinonimia entre el arte español y lo que se encuentra en Madrid, más concretamente con el Museo del Prado. En definitiva, muy buen documental, que incluso nos hace pensar hasta que punto merece la pena salvar un cuadro a costa de bajar de los camiones a soldados heridos para poder cargarlos a ellos en su lugar. ¿La vida de un hombre vale menos que un Velázquez, un Goya o un Tiziano?


Apartándonos de la Guerra Civil, pero siguiendo con pintores españoles, debemos destacar la magnífica película de Victor Erice (director de El espíritu de la colmena o El Sur), "El sol del membrillo", de 1992, en torno al proceso creativo de Antonio López. Esta película se plantea como un documental que retrata el proceso creador del pintor Antonio López García, embarcado en el proyecto de pintar un membrillo de su propio jardín. Para ello, la cámara se introduce en la intimidad creadora de Antonio López. A través de ella vemos desde la preparación de sus lienzos hasta los momentos en que, abstraído, canturrea mientras trata de plasmar la naturaleza de los membrillos en la tela. Pero el punto de partida terminar por ser una simple excusa para que la película se convierta en una amplísima reflexión sobre la pintura, el sentido de la creación artística, la relación entre el artista, el objeto representado y el espectador, e incluso sobre el propio sentido de la existencia humana. Y todo ello con una hondura y una sinceridad emocionantes.
El guión de la película es de Victor Erice y del propio Antonio López; dura dos horas ycuarto y su ritmo tal vez sea algo lento, pero no para los amantes de la pintura y del arte. Por la película desfilan, además del pintor, su mujer, sus hijas y sus amigos y compañeros de trabajo, como Enrique Gran o Lucio Muñoz.


Otra película interesante española, pero de pura ficción, sin tocar ningún artista en concreto, es "Luces y sombras", dirigida por Jaime Camino en 1988 e interpretada por Ángela Molina, José Luis Gómez y Jack Shepherd. En esta película, Teo, director de cine, va a realizar una película sobre "Las Meninas" de Velázquez. Mientras la prepara, imagina que su deseo infantil de introducirse en el cuadro, de vivir en la época en que fué pintado, se hace realidad. De este modo Tito "Teo niño" entra en el siglo diecisiete.


Centrándonos en el Expresionismo abstracto, sobre la figura de Jackson Pollock se han realizado dos largometrajes. La primera de ellas es "Pollock. La vida de un creador" (Pollock), dirigida y protagonizada por Ed Harris en el año 2000. El debut del actor Ed Harris como director se plasma en una película dramática y vehemente, tal como corresponde al tema elegido: el ascenso, triunfo y trágico final del pintor norteamericano Jackson Pollock. La película transmite al espectador la intensidad y la fuerza de la personalidad atormentada de Pollock, tanto en su faceta creadora como en la estrictamente personal. Especialmente emotivos son los momentos en los que el pintor se enfrenta a la tela vacía y da rienda suelta a su creatividad. El aspecto menos acertado de la película es su ritmo discontinuo, especialmente en el último tramo de la película, que puede resultar excesivamente prolongado.
Pollock retrata con gran minuciosidad y fidelidad a los hechos reales, el conjunto de la trayectoria pictórica de Jackson Pollock. Los últimos años de Pollock son los de su decadencia creadora y, sobre todo, personal, que darán origen a su trágico final en un accidente de automóvil. Otro gran acierto es la manera en la que se transmite al espectador el proceso pictórico de Pollock, desde la forma en que se enfrenta a sus primeros grandes encargos, con una violencia creadora impresionante, hasta su evolución hacia la pintura en el suelo y, posteriormente, la utilización de la técnica del dripping.


"¿Quién carajo es Jackson Pollock?" (Who the $&% is Jackson Pollock? es una extraña y delirante película-documental de Harry Moses de 2006. Teri Horton, una antigua conductora de camiones de 73 años, compra un día un cuadro muy grande por cinco dólares en una tienda de segunda mano, para regalárselo a una amiga deprimida. Al cabo del tiempo, como la amiga no puede alojarlo en su hogar, Teri comienza a descubrir evidencias de que quizá ese cuadro lo haya pintado el mismísimo J. Pollock. Sabedora que un cuadro de Pollock de ese tamaño puede venderse por 50 millones de dólares, Teri comienza entonces una larguísima batalla para probar al mundo que su cuadro es del afamado pintor. En el fondo, en la película hay una crítica al marketing del arte, que termina retratando los modos, miserias y artimañas de una galería de especialistas dantescos que custodian las puertas de la fama. Desde luego es una película original y diferente.
"El amor es el demonio" (Love is the Devil. Study for a Portrait of Francis Bacon), de John Maybury, es una película de 1998. Se trata de una dura, áspera, pero también rigurosa biografía de Francis Bacon, una de las personalidades artísticas más controvertidas del siglo XX. Podemos definir esta película como un fragmento de la vida artística e íntima del extrovertido artista, un viaje imaginario en el que coexisten la destrucción, los deseos y el sufrimiento de dos seres humanos. La película no se centra en el aspecto profesional del artista, sino en la personalidad del hombre. De hecho no se muestra ninguna de sus pinturas. Este pintor homosexual de gran personalidad aparece obsesionado por el abismo insondable del lado oscuro de la vida, y se siente seducido por su aspecto más descarnado y violento, y luego lo traspasará a su obra, de carácter expresionista. En esta obra se muestra la relación con su modelo y amante Gorge Dyer; no se trata tanto de amor como de una relación de dependencia afectiva de un pobre drogadicto, delincuente y suicida, Dyer (Daniel Craig), con respecto a un hombre ocupado en su arte, Francis Bacon, genialmente interpretado por Derek Jacobi (el emperador Claudio de la serie "Yo, Claudio").


"Un genio anda suelto" (The Horse's Mouth), dirigida por  Ronald Neame en 1958, con Alec Guinness, Kay Walsh y Renee Houston, es una película que narra la vida de un excéntrico pintor londinense, representante de la vida bohemia, que vive sólo para él y para su arte, centrado en hacer nuevas obras, cada vez de mayores dimensiones, y con continuos sobresaltos para los que viven cerca de él. En suma, es la historia de una persona que vive por y para su arte, sin dar ninguna importancia a todo lo ajeno a él. Abstraído en su mundo, ni siquiera aprecia a los que le rodean y le son fieles. Como casi siempre, Alec Guinnes está insuperable en este papel.

Sobre Andy Warhol, el icono del Arte Pop, si hizo una película en 1996 que, aunque de pasada, toca algo su vida y personalidad:  "Yo disparé a Andy Warhol" (I shot Andy Warhol) fue dirigida por Mary Harron en 1996. Narra la historia de Valerie Solanas (Lili Taylor), una mujer lesbiana, de temperamento fuerte y por ratos algo explosiva, que se describía como una feminista radical. Esta en busca de un editor que pueda publicar su monólogo SCRUM, de pensamientos antihombres y ultra feministas. Andy Warhol, el famoso pintor y cineasta de vanguardia, promete publicarlo, pero ante el poco interés de éste por cumplir su promesa, intenta asesinarlo de un balazo. Basado en hechos de la vida real, el film nos muestra la vida de una mujer radical que intenta buscar por todos los medios transmitir su mensaje feminista, en la cual, el hombre es el gran culpable de todas las desgracias en su mundo. La presentación del ambiente Underground se muestra de manera impecable, y la actuación de Lili Taylor es muy aceptable, pero poco se detalla de Andy Warhol, un personaje con una vida más compleja que la propia Valeria Solanas y que hubiera sido más gratficante al espectador


Julian Schnabel dirigió en 1997 la película "Basquiat" sobre el artista callejero norteamericano del mismo nombre, con las interpretaciones de Con Jeffrey Wright, David Bowie, Dennis Hopper y Benicio del Toro. El director es también pintor y, como tal, utiliza un lenguaje cinematográfico muy pictórico, además de amigo que fue de Basquiat, con lo que puede contar aspectos muy personales del pintor neoyorkino. La película narra la fulgurante trayectoria de Jean Michel Basquiat, el pintor que pasó en unos meses de ser un grafitero que vivía en una caja de cartón en Brooklyn, a la estrella más fulgurante del firmamento artístico internacional, y que moriría muy poco después a consecuencia de una sobredosis de heroína.
Basquiat llevó a las galerías, museos y ambientes artísticos más refinados la violencia real de un callejero. Fascinaba y atemorizaba a la vez. El contrapunto entre lo elitista y lo marginal ha sido una constante del mundo artístico del siglo XX. Pero esta relación debía de estar controlada para que no resultara incómoda. Sus grafitis, firmados como SAMO (las siglas en inglés que significaban la misma vieja mierda), se convirtieron en una leyenda en la ciudad de Nueva York durante muchos meses. Andy Warhol lo descubrió y lo encumbró. Se estableció entre ellos una relación particular en la que nunca se supo quién manejaba a quién. Incluso llegaron a pintar obras en común y ello aparece en la película. La trágica muerte de Basquiat, con apenas veintisiete años, segó su trayectoria profesional pero también lo convirtió en un mito.


Entrando en el terreno de los arquitectos, "Mi arquitecto: el viaje de un hijo" (My architect) es una película documental de Nathaniel Khan, de 2003. Se trata de un aclamado documental en el que el director Nathaniel Kahn desglosa la figura de su padre, el famoso arquitecto Louis Kahn del estilo internacional. Dicho documental se centra en las relaciones padre-hijo a través de los hermosos edificios que Khan construyó. En general, la película no tiene mucho interés desde el punto de vista del arte, ya que tiende a los recuerdos de un niño pequeño que pierde a su padre, y hay una cierte tendencia a la sensibilería y al morbo. Lo más interesante es que presenta entrevistas con muchos gigantes de la arquitectura moderna, incluyendo I. M. Pei, Anne Tyng y Philip Johnson.
Por último citar la película "Apuntes de Frank Gehry" (Sketches of Frank Gehry) de Sydney Pollack, realizada en 2005. A Frank Gehry, el famoso arquitecto norteamericano, le encanta tomar apuntes para hacer sus proyectos. Tomando como punto de partida los apuntes originales de Gehry, este documental del reputado director norteamericano explora el proceso que sigue el arquitecto para transformar ese primer apunte abstracto en materia tangible. Es interesante por el contenido, ¿Quién y cómo es Frank O. Gehry? Pero como documental, como cine-documental no es tan sorprendente,  como tampoco la arquitectura de Gehry Tiene ciertas entrevistas que pueden ser algo reveladoras del sujeto (del documental) como el psiquiatra del arquitecto.


Para finalizar os dejo tres videos de algunas de estas películas; el primero pertenece a "Yo disparé a Andy Warhol", en versión original. El segundo pertenece a "Mi arquitecto: el viaje de un hijo", con imágenes del documental sobre L. Khan. El último es el trailer de "Basquiat". Que las disfruten cuando se pueda.









13 comentarios:

Cayetano dijo...

Me encantó la película de La hora de los valientes, agridulce, con un Gabino Diego excelente en su papel de acratilla buena persona, con el Goya escondido siempre y con situaciones estupendas.
Las otras películas que citas no las he visto. Habrá que ir viéndolas.
Un saludo.

clariana dijo...

De las películas que propones sólo he visto la de "El sol del membrillo" que me encantó por todo el proceso en que crea y elabora el cuadro y el ambiente en que se envuelve.
Interesante la reflexión sobre la vida de un hombre y el valor de unos cuadros, creo que siempre debe prevalecer la vida, lo tendría claro hasta en la famosa frase de una película, no sé si era "Un hombre y una mujer" en que se hace la pregunta ¿De un incendio qué salvarías si tuvieses que escoger un gato o un cuadro que es una obra de arte? Como tú bien sugieres los hombres heridos del camión no debieron de bajar nunca para cargar las obras de arte, pero parece que por el hecho de ser soldados y estar en guerra ya le dan menos valor a la vida y supongo que de ésto se aprovecharon.
Muy buena idea la de los post de películas de arte para el verano, miraré a ver si encuentro alguna. Saludos afectuosos y gracias.

Alfredo dijo...

El cine como una manifestación artística más, no podía dejar pasar de largo el mundo del arte, y aquí nos dejas un puñado de muy buenas recomendaciones para unir ambos mundos y disfrutar mucho más del arte y la cultura.

Un saludo!!

mega dijo...

Muy buena esta entrada Paco, no savia que había tantas pelis españolas al respecto, me las guardare para el periodo vacacional, abrazos.

Xibeliuss dijo...

No he visto todas, pero la que más me emociona es "El sol del membrillo" Impresiona como llega a retratar el proceso del creador, casi independientemente de la disciplina.
Saludos, Paco

CarmenBéjar dijo...

Estoy con Cayetano en su opinión sobre La hora d elos valientes. es una pelúcla curiosa, imprescindible para conocer la historia del Museo del Prado durante la guerra civil, pues, al fin y al cabo, el relato de los hechos de los personajes, no es sino una envoltura en torno al eje central, representado por la salvación a toda costa del gran patrimonio artítico allí atesorado.

En cuanto a las demás, he de decir que tiene mucha fama el film dedicado a Pollock protagonizado por Ed Harris, pero aún no la he visto.

Un saludo

Rosa Maria dijo...

Ótima postagem, Paco :)
Agradeço por mostrar alguns filmes ainda desconhecidos para mim. Assistirei em breve. Um beijo:*

Isabel Romana dijo...

Muy interesante este reportaje por el cine. De todas las películas que citas sólo he visto "La hora de los valientes" y me gustó muchísimo. Es una película emocionante. Saludos cordiales.

calamanda dijo...

Es una estupenda y cuidada entrada, me encanta
el texto cuidado y brillante acompañado de las
bonitas imágenes...me seducen algunas de esas
películas que citas y que me encantaría ver si
tuviera alguna esta noche por ejemplo.
Me viene a la memoria Pollock,por ejemplo,cuando
muestra en sus obras a la mujer como ser
extremadamente poderoso e inquietante.

Saludos.
Un beso.-

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Paco, perdòn por el retraso en comentarte. Nos dejas dos entradas de lo màs interesantes con un montòn de buenas pelìculas para pasar las tòrridas tardes de verano entretenido...te asegurò que voy a ver màs de una y de dos que me han llamado la atenciòn y que no habìa todavìa visto.

Te mando un saludo.

Gabriela Maiorano dijo...

Hola paco!! Me gustó mucho el post amigo. Tengo más películas para ver. La que si vi es Pollock. La vida de un creador y me encantó, además admiro a Ed Harris, un excelente actor.
Feliz fin de semana!!
BESOSSSSSSS

CAS dijo...

Vi la película de Pollock y la de Basquiat. Ambos artistas me fascinan y sus películas me resultaron muy interesantes. Las demás recomendaciones las tendré en cuenta,todas resultan atractivas y es una muy buena manera de acercarnos a estas manifestaciones artisticas y reflexionar a propósito de lo que significan y aportan. Un abrazo.

Julia dijo...

Vi El sol del membrillo, no es una película para los que no les guste la pintura, es más un reportaje para los que admiramos a Antonio López. Ya tengo una larga lista con tus recomendaciones para ver, tengo que buscarlas.
Un abrazo y hasta pronto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...