ARTE TORREHERBEROS: LA CATEDRAL DE SEVILLA
RICHARD ESTES. "Water Taxi, Mount Desert". Óleo sobre lienzo. Kemper Museum of Contemporary Art, Kansas City (Missouri).


BIENVENIDOS A TODOS Y TODAS. Este blog nace con la única pretensión de complementar y facilitar las tareas a los alumnos/as de Historia del Arte de 2º de Bachillerato del IES Torre de los Herberos de Dos Hermanas (Sevilla), así como hacer pasar un rato agradable a todos los amantes del arte. No tiene ninguna otra pretensión intelectual. De los textos es responsable el administrador del Blog, no así de las opiniones expresadas en los comentarios. Las imágenes o fotografías, videos y presentaciones están tomadas de internet mayoritariamente, citando la autoría siempre que ha sido posible; si en alguna de ellas no aparece, es por error o descuido, y ruego que me lo hagan llegar para subsanarlo. Casi todo lo que aparece en estas páginas es libre y abierto, y se puede descargar para otros fines, pidíéndose únicamente que se cite la procedencia.





miércoles, 13 de enero de 2010

LA CATEDRAL DE SEVILLA

Seville Cathedral




"Hagamos una iglesia tan grande que los que la vieran acabada nos tengan por locos". (Cabildo Catedralicio de Sevilla. 1401)

La Catedral de Sevilla es uno de los monumentos más importantes de la arquitectura española, además de ser la última gran catedral gótica española. Por su monumentalidad es la mayor catedral del país y además uno de los primeros edificios de todo el mundo cristiano, en concreto el tercer templo en superficie, tras la Basílica de San Pedro en Roma y la Catedral de Londres, ocupando una superficie superior a las 2 hectáreas (23.500 m2), y unas dimensiones de 116 metros de longitud y 76 de ancho que coincide con las dimensiones de la antigua mezquita sevillana, con un cimborrio que supera los 40 metros de altura.



Nave central y detalle de bóveda estrellada del crucero

Pertenece al gótico tardío, ya que se inicia en 1401 (en realidad las obras  comenzaron en 1403), tardando más de un siglo en terminarse, pues el cimborrio se culmina en 1507. Aunque desde la conquista de Sevilla en 1248 se había utilizado la mezquita como Catedral, en la que se entrerró a varios reyes de Castilla, entre ellos Fernando III el Santo, que había reconquistado la ciudad a los almohades y su hijo Alfonso X el Sabio, es en 1403 cuando se procedió a su destrucción para construir la actual Catedral, ya que la mezquita había quedado seriamente dañada tras el terremoto de 1356. Se conoce el nombre de algunos maestros de obras que trabajaron en ella, como Alonso Martínez, el flamenco Pieter Dancart  (autor del Retablo Mayor) y  el galo Charles Gauter de Rúan (Carlín). De la Mezquita Aljama sevillana sólo se conserva hoy el Patio de los Naranjos (sahn o patio) y la Giralda (el aminar o minarete de la mezquita).


La planta de la Catedral coincide prácticamente con la planta de la antigua Mezquita sobre la que se levanta, pero orientada al contrario, ya que la cabecer mira al este, lugar donde estaba la entrada de la Mezquita de Sevilla; la planta es de salón rectangular de cinco naves, con ábside semicircular plano (Capilla de Carlos V), siendo la nave central y el crucero más altos que las naves laterales, sin girola y con numerosas capillas entre los contrafuertes. Las bóvedas son de crucería simple (cuatripartitas y sexpartitas), salvo en el crucero que se recarga decorativamente (bóvedas estrelladas y de abanico). En conjunto destaca su acusada horizontalidad, por la tremenda superficie de la planta.
Su portada más antigua es la Puerta vieja o Portada del lagarto, que da acceso al Patio de los Naranjos, en el lado norte. Al Norte destaca, además, la Puerta del Perdón, casi de frente a la Plaza de San Francisco, con inscripciones cúficas originales, donde entró el emperador Carlos V para desposarse. Tiene doble arco de herradura y da acceso al Patio de los Naranjos. La portada del crucero norte es la Puerta de la Concepción, terminada en el XIX.



Portada del Perdón y Portada de la Concepción

En el Este, junto a la Giralda, está la Puerta de los Palos (arco árabe derribado). En la cabecera está también la Puerta de las Campanillas (o Puerta del Cabildo, cerca de la sala capitular), portada más reciente con el tema esculpido en el tímpano de la entrada de Cristo en Jerusalén.
En el lado Sur, en el otro brazo del crucero, está la Puerta del Príncipe o de San Cristóbal, sin labrar el tímpano y con gablete. Esta es la portada por donde entra la familia real española.




Puerta de Palos y Puerta del Príncipe


En el lado Oeste (actual Avenida de la Constitución) destacan tres portadas: la Puerta de la Asunción (en el centro), y a los lados la Puerta del Bautismo y la Puerta del Nacimiento (San Miguel), más pequeñas y más antiguas. La del Bautismo tiene en el tímpano el bautismo de Cristo, con agudo gablete y varios santos de Lorenzo Mercadante de Bretaña (Santas Justa y Rufina, San Isidoro, San Leandro...); en la Puerta de San Miguel se representa el nacimiento en Belen con el tetramorfos o los cuatro evangelistas.



                                   Puerta de la Asunción y Puerta de San Miguel (Nacimiento)

La Catedral de Sevilla es un templo gigantesco producto de los delirios de grandeza del Cabildo sevillano, en una época muy rica y floreciente para la ciudad (en esos momentos Sevilla era la ciudad más poblada de España y era muy importante el comercio exterior, con consulados de genoveses, venecianos, flamencos..., establecidos en la ciudad). Es asímismo un museo de primer orden, con tallas, relicarios, pinturas y otras obras excepcionales, además de contar con el mayor retablo de la Cristiandad.
Entre la numerosas capillas de la catedral, destacaremos tres:
A) Capilla Real, iniciada por Martín Gainza en 1541 y terminada por Jerónimo Roldán en 1770. Está en la cabecera del templo, de forma cuadrada y testero semicircular, con gran reja coronada por la estatua ecuestre de Fernando III. A los lados está los sepulcros de Alfonso X y su mujer, Beatriz de Suabia. En el altar está la imagen de la Virgen de los Reyes y el niño, patrona de Sevilla. Ante la Virgen está la urna de plata con el cuerpo incorrupto de Fernando III, visitable el 30 de Mayo, festividad de San Fernando y patrón de Sevilla. En la cripta de esta capilla tenemos el sepulcro de Pedro I el Cruel y su esposa, María de Padilla.



B) Capilla Mayor, iniciada en 1504 y terminada en 1529, con una rejería espectacular. Se sitúa en la nave central del templo, con bóveds estrelladas, donde se celebran los actos más solemnes. En esta capilla se encuentra el mayor retablo cristiano, el Retablo Mayor, de colosal envergadura, el cual tardó más de un siglo en terminarse, obra de Pieter Dancart (al menos la parte central), rematado por el Cristo del Millón del siglo XIII. Frente a la Capilla Mayor se sitúa la sillería de coro,  con 117 sitiales. En el centro está el facistol de madera y bronce de Hernán Ruíz. Se complementa con dos enormes órganos barrocos a los lados, obra de Vilches y Duque Cornejo.

Retablo Mayor y Coro

C) Capilla de la Virgen de la Antigua, situada en el lugar del Minhrab de la antigua mezquita, donde destaca en el altar la pintura mural gótica de la Virgen de la Antigua, con una rosa en la mano (siglo XIV), muy venerada en Sevilla. También en esta capilla encontramos el sepulcro del cardenal Diego Hurtado de Mendoza.

Capilla de la Virgen de la Antigua

Entre los muchos otros tesoros de la catedral, debemos destacar su gran pinacoteca, con más de 800 pinturas, donde hay obras de Pedro de Campaña, Herrera el mudo, Francisco Pacheco, Juan de Roelas, Valdés Leal, Zurbarán, Murillo o Goya, entre otros muchos. Destacan, también, más de 300 obras de orfebrería, como las Tablas Alfonsies (en la sacristia), en madera y plata dorada, donadas por Alfonso X, las llaves de la ciudad de Sevilla (entregadas a Fernando III tras la reconquista de Isbylia), la espadade Fernando III, o la magnífica Custodia de Juan de Arfe, de más de tres metros de altura, que sale en procesión el día del Corpus Christi. En cuanto a esculturas, destacan sobremanera las dos tallas de Juan Martínez Montañes, el imponente Cristo de la Clemencia y la Virgen de la cieguecita (con ojos entornados), así como la estatua de San Fernando (Fernando III) de Pedro Roldán. Otras magníficas obras de arte son los libros misales y corales del Archivo y la Biblioteca Capitular y Colombina.


Custodia de Juan de Arfe y Virgen "la cieguecita" de Martínez Montañés

Ya hemos dicho que la Catedral fue panteón real y, entre las numerosas sepulturas, destacan las de reyes como Fernando III, Alfonso X o Pedro I, pero también las del Cardenal Cervantes, muy  realista, obra de Lorenzo Mercadente de Bretaña, el cual introdujo en España las formas flamencas, las de Cristóbal Colón y su hijo Hernando Colón.


urna con el cuerpo de San Fernando y sepulcro del Cardenal Cervantes (Mercadante de Bretaña)

Hay que mencionar también las numerosas y luminosas vidrieras de la catedral, conservándose hoy 138, que van del siglo XV al XX; las más antiguas, las góticas, están en el lado occidental y en la nave central, con escenas bíblicas de rico colorido.

Por último, es necesario pasear por las cubiertas de la catedral, una auténtica montaña en hueco, y admirar sus arbotantes, contrafuertes, pináculos, gárgolas, canalizaciones de agua, las cúpulas de las capillas, los muros y barandillas de piedra, etc. (para tener una imagen de conjunto de sus cubiertas, os dejo estas sensacinales fotos de nuestro compañero Juan José Acedo.



Para mayor información:

-- Página web de la Catedral de Sevilla.
--
Wikipedia. Catedral de Sevilla.

Y terminamos con una buen video de fotografías de la Catedral de Sevilla, bastante completo:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...